Obama vetará cualquier nueva sanción del Congreso contra Irán

El presidente pide en su discurso del estado de la Unión que se de una oportunidad a la diplomacia para no descarrilar las negociaciones nucleares con Teherán

Barack Obama, camino del Air Force One en la base aérea de Andrews (Maryland).
Barack Obama, camino del Air Force One en la base aérea de Andrews (Maryland).LARRY DOWNING (Reuters)

La noche del martes fue la noche en la que el presidente anunció su independencia de un Congreso hostil que ha bloqueado casi la totalidad de sus iniciativas legislativas y que en la agenda exterior amenaza con aprobar nuevas sanciones contra Irán en un momento en el que la diplomacia norteamericana –junto con medidas de presión pero sin intimidar con el uso de la fuerza- ha logrado frenar el programa nuclear del régimen de Teherán por primera vez en una década.

Barack Obama optó por una línea dura contra la propuesta de ley conocida como Menendez-Kirk, que haría que Teherán se retirase de la mesa de negociaciones si el proyecto se convierte en ley. “Las sanciones que hasta ahora se han aplicado han hecho posible la oportunidad actual”, dijo el mandatario en su quinto discurso sobre el estado de la Unión. “Pero déjenme ser claro con ustedes”, advirtió Obama. “Si este Congreso me envía una nueva ley con sanciones que amenace con descarrilar las conversaciones, la vetaré”.

Era la primera vez que Obama amenazaba y prometía –en primera persona, no a través de portavoces de la Casa Blanca- vetar cualquier legislación considerada por el Congreso para imponer sanciones al régimen de los ayatolás. El presidente aseguró también que tenía muy presente la larga relación de desconfianza entre Teherán y las seis potencias que están trabajando de forma conjunta para prevenir que Irán enriquezca uranio que le permita fabricar armas nucleares.

“Estas negociaciones serán difíciles, pueden que no tengan éxito”, prosiguió reconociendo la complejidad de la tarea y los lazos de Irán con organizaciones terroristas. “Pero si John F. Kennedy y Ronald Reagan pudieron negociar con la Unión Soviética, sin duda una América fuerte y con confianza en sí misma puede negociar hoy con adversarios mucho menos poderosos”, garantizó.

Si John F. Kennedy y Ronald Reagan pudieron negociar con la Unión Soviética, sin duda una América fuerte y con confianza en sí misma puede negociar hoy con adversarios mucho menos poderosos”

Barack Obama

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

“Por el bien de nuestra seguridad nacional, debemos de dar una oportunidad a la diplomacia”, declaró Obama. “Creo firmemente que nuestra seguridad y liderazgo no pueden depender exclusivamente de nuestro Ejército” informó a continuación para puntualizar que en “un mundo de amenazas complejas, esa seguridad y liderazgo dependen de todos los elementos de nuestro poder, incluida una fuerte diplomacia”.

Cincuenta y nueve de los 100 senadores que conforman el Senado de EEUU –incluidos 16 del partido de Obama- han apoyado la ley que impondría nuevas sanciones a Irán, ya que consideran que mantener la presión económica es un seguro para que Teherán no desarrolle armas nucleares y se garantice un desmantelamiento pacífico de sus infraestructuras.

El presidente quiso tranquilizar en su discurso a Israel, aliado de Washington y muy desconfiado de las intenciones iraníes, al referirse a ese país, no por su nombre, sino como “un Estado judío que sabe que América estará siempre a su lado”.

Dicho todo lo anterior, el presidente no concluyó su más importante referencia a la política exterior de Estados Unidos sin antes decir que, como Comandante en Jefe del Ejército, nunca dudaría en usar la fuerza para proteger al pueblo americano si era necesario. Obama también dijo que él sería “el primero en pedir más sanciones” si Irán no cumple con su parte del acuerdo.

El escándalo de la NSA; el uso de drones; la retirada de las tropas de Afganistán –sin aclarar cuántos soldados quedarán en aquel país tras la salida en dicembre de este año-; Siria y finalmente Guantánamo fueron los nombres propios –en formato brevísimo- del apartado exterior dentro del discurso del presidente. Respecto al centro de detención que EEUU mantiene abierto desde hace más de 12 años en la isla de Cuba, el presidente dijo que esperaba que 2014 fuera el año en el que “el Congreso levante las restricciones todavía existentes para transferir presos y ver el cierre de Guantánamo”.

Sobre la firma

Yolanda Monge

Desde 1998, ha contado para EL PAÍS, desde la redacción de Internacional en Madrid o sobre el terreno como enviada especial, algunos de los acontecimientos que fueron primera plana en el mundo, ya fuera la guerra de los Balcanes o la invasión norteamericana de Irak, entre otros. En la actualidad, es corresponsal en Washington.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS