Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Egipto procesa por cargos de terrorismo a una veintena de periodistas del Al Yazira

La decisión representa una importante escalada en el acoso a la prensa por parte del régimen egipcio

Pancartas de protesta contra la detención de los periodistas de Al Jazeera. Ampliar foto
Pancartas de protesta contra la detención de los periodistas de Al Jazeera. AP

La Fiscalía en Egipto ha procesado a una veintena de periodistas de la cadena árabe Al Yazira por graves cargos relacionados con actividades terroristas. Entre ellos, figura el conocido reportero australiano, Peter Greste, arrestado junto a dos productores egipcios del canal en inglés de Al Yazira el pasado mes de diciembre. La decisión representa una importante escalada en el acoso a la prensa por parte del régimen egipcio salido del golpe de Estado que derrocó al ex presidente islamista Mohamed Morsi en verano.

Esta es la primera vez que se imputa a periodistas por cargos de terrorismo en base a la designación oficial en diciembre como "organización terrorista" de los Hermanos Musulmanes, el movimiento político al que pertenece Morsi y que se impuso en las primeras elecciones libres tras la revolución. De los veinte acusados, sólo ocho se encuentran bajo custodia policial. El auto de la Fiscalía sostiene que los 16 periodistas egipcios forman parte de un "grupo terrorista", y que los cuatro extranjeros —un australiano, Greste, un holandés y dos británicos— les asistieron en la "manipulación" de noticias en beneficio de dicho grupo.

El Gobierno egipcio, apadrinado por el Ejército, ha acusado de forma reiterada a Al Yazira de ofrecer una información sesgada a favor de los Hermanos Musulmanes, y ha tratado de impedir sus emisiones desde el país árabe. Inmediatamente después del golpe, fueron clausuradas las oficinas de la cadena catarí en Egipto, y detenidos varios de sus periodistas, si bien la mayoría fueron puestos en libertad. El régimen de Catar, sede de la cadena, estableció una estrecha alianza con la Administración de Morsi, a la que ofreció asistencia económica por valor de 5.000 millones de dólares.

Al Yazira ha negado de forma categórica las acusaciones de la Fiscalía, y ha solicitado la liberación inmediata de sus reporteros. Además de los tres periodistas de su canal en inglés arrestados en diciembre, otros dos que trabajan para la emisora en árabe están encarcelados desde el mes de agosto sin cargos. Todavía se desconoce la identidad del resto de los procesados. Las organizaciones de derechos humanos han censurado duramente la persecución contra este grupo de periodistas. También lo han hecho más de 50 corresponsales en Egipto, que han firmado una misiva denunciando su situación y exigiendo su puesta en libertad.

En su documento, la Fiscalía asegura que los imputados crearon una red mediática destinada a "manipular imágenes" para crear ante la opinión pública internacional la impresión de que "existe una guerra civil que amenaza de hacer caer el Estado". Su objetivo último sería ayudar al "grupo terrorista" —no menciona a los Hermanos Musulmanes— en sus objetivos de "influir en la opinión pública". Entre los cargos a los que se enfrentan los acusados figuran pertenencia a banda armada, incitar a la violación de la ley, y dañar "la unidad nacional y la paz social".

La noticia de este miércoles se enmarca en una creciente campaña de represión del Gobierno egipcio contra cualquier voz disidente. Con su cúpula entre rejas y cerca de 2.000 simpatizantes muertos en la dispersión brutal de sus manifestaciones, los Hermanos Musulmanes son el grupo que ha padecido un mayor acoso. Sin embargo, no son los únicos. También han sido encarcelados algunos de los jóvenes de tendencia laica que lideraron la revuelta que depuso Hosni Mubarak en 2011, como Ahmed Maher y Alaa Abdelfattá.

Más información