Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

McMorris contrapone una agenda optimista pero vaga al discurso de Obama

La número cuatro de los conservadores apela a su experiencia personal y alude, aunque sin ser incisiva, a la reformas sanitaria y migratoria y a la igualdad de oportunidades

La congresista Cathy McMorris durante los ensayos de su réplica al discurso de Obama.
La congresista Cathy McMorris durante los ensayos de su réplica al discurso de Obama. REUTERS

Desde el salón de su casa y con una amplia sonrisa, la congresista republicana Cathy McMorris ha ofrecido la réplica de su partido al discurso sobre el estado de la Unión pronunciado por el presidente de EE UU, Barack Obama, unos minutos antes. La número cuatro en la escala de poder de la formación conservadora ha optado por ofrecer una visión optimista y de esperanza, sin asomo de tono beligerante, para confrontar la alocución del mandatario demócrata. En su intervención, McMorris ha defendido el ideario republicano de creación de puestos de trabajo con reducción de impuestos y del gasto público, ha hecho mención a la reforma migratoria y ha criticado la ley de Salud de Obama, pero de manera muy general, sin ofrecer alternativas concretas.

“Esta noche me gustaría compartir con ustedes una visión republicana más esperanzadora, una que les fortalece a ustedes, no al Gobierno. Una que favorece la libertad de mercado y que impulsa a las personas a adoptar sus propias decisiones y no a que sea el Estado el que decida por uno”, ha comenzado la congresista en la línea del mejor ideario republicano.

“Esta noche me gustaría compartir con ustedes una visión republicana más esperanzadora, una que les fortalece a ustedes, no al Gobierno"

McMorris dejó claro desde un principio que su intervención no pretendía ser una refutación del discurso de Obama sino una visión alternativa del país. “Hoy el presidente ha hecho nuevas promesas que suenan bien, pero que no van a resolver los problemas de los estadounidenses. Nosotros queremos que sus vidas sean mejores, y el presidente también, pero es en cómo queremos que esa esperanza se materialice cuando nuestros caminos se separan”, ha señalado la congresista.

“El presidente habla de desigualdad de ingresos, pero la verdadera desigualdad es la inequidad de oportunidades, y con las políticas de esta administración ese hueco se ha convertido en un abismo”, ha sostenido McMorris. La republicana ha señalado que los planes del Partido Republicano no pasan por “más gasto y rescates financieros”, aunque no ha concretado sus alternativas.

El presidente habla de desigualdad de ingresos, pero la verdadera desigualdad es la inequidad de oportunidades, y con las políticas de esta administración ese hueco se ha convertido en un abismo”

La congresista se ha referido a la reforma migratoria aunque de puntillas, dedicándole mucho menos tiempo del ya escaso que ha empleado el presidente al mismo tema. “Es hora de hacer honor a nuestra historia de inmigración legal. Estamos trabajando en una solución de pasos concretos que primero pasa por asegurar nuestras fronteras y asegurarnos de que EE UU va a seguir atrayendo a los mejores trabajadores, los más brillantes y tenaces del mundo”. El presidente de la Cámara de Representantes tiene previsto develar todos y cada uno de esos pasos este mismo miércoles.

McMorris también ha aludido a la reforma sanitaria del presidente en un tono de nula confrontación, como el resto de su alocución, centrando sus críticas en las cancelaciones y cambios que tuvieron que soportar quienes primero se adentraron en la tarea de comprar una póliza en el mercado de seguros, antes de que Obama estipulara que los que ya tenían un seguro podían mantenerlo- “Hemos hablado con mucha gente a la que le cancelaron su seguro, que ya no puede visitar al médico que él quería. Debemos volver a la situación actual, a cómo eran las cosas antes, porque está ley no está funcionando”, ha sostenido McMorris, de nuevo, sin ofrecer alternativas específicas.

Así como Obama ha apelado a casos concretos de ciudadanos para ilustrar la necesidad de sus propuestas y de sus políticas, McMorris ha seguido la misma estrategia pero exponiendo su propia vida personal, desde su infancia en una granja en Washington, hasta su llegada al “otro Washington”, la capital de EE UU, como congresista, donde se casó y tuvo a sus tres hijos, y poniendo como ejemplo a los ciudadanos ordinarios. “Las cosas más importantes no se están viviendo aquí, no pasan en el despacho Oval o en el Congreso, pasan en sus hogares. El verdadero estado de la Unión está en sus casas”, ha asegurado McMorris.

En su discurso ha aludido en varias ocasiones a su condición de madre trabajadora -tuvo a sus dos últimas hijas mientras era congresista, y su primer hijo, Cole, padece síndrome de Down-, en un claro guiño al voto femenino que el Partido Republicano está cortejando en pleno año electoral. “Cole y sus hermanas me han hecho mucho más consciente del potencial que existe en cada ser humano, tanto si se nace con un cromosoma 21 extra o sin un solo dólar, nosotros no estamos definidos por nuestros límites sino por nuestro potencial”.

McMorris ha aparecido tranquila, lejos del nerviosismo de su predecesor Marco Rubio, obsesionado con beber agua de una botella para aplacar su sequedad, o del discurso plano y sin hilazón del gobernador de Luisiana, Bobby Jundal, una promesa del Partido Republicano cuya réplica en 2009 sepultó su prometedor futuro en Washington. La congresista, pese a ser la mujer con más poder en el seno del Partido Republicano, apenas era conocida para el público americano, más allá de los pasillos del Capitolio. Esta noche ha cubierto el difícil papel de dar la réplica a Obama y ha colmado las expectativas de quienes esperan savia nueva de cara a la cita de 2016.

La respuesta en español

La congresista republicana Ileana Ros-Lehtinen.
La congresista republicana Ileana Ros-Lehtinen.

Simultáneamente al discurso de McMorris, las cadenas de habla hispana como CNN en español, Telemundo o Univisión, retransmitían la traducción de su alocución en español que será pronunciada por la congresista por Florida de origen cubano, Ileana Ros-Lehtinen. La republicana ya se encargó de transmitir la réplica de su partido en castellano en 2011. El año pasado, el senador Marco Rubio, intercaló ese idioma con el inglés en su intervención.

Aunque repite experiencia, es la primera vez que el Partido Republicano elige a dos mujeres para ofrecer su réplica en inglés y en español, un ejemplo más de la importancia que ha adquirido para los conservadores atraer el voto de las minorías en pleno año electoral.

Ros-Lehtinen nació en La Habana en 1952 y con siete años se trasladó con su familia a EE UU. Su victoria en las elecciones de 1989 la convirtieron en la primera mujer hispana en ocupar un escaño en la Cámara de Representantes. Ros-Lehtinen se ha caracterizado por defender de manera férrea el mantenimiento del embargo hacia Cuba como la herramienta más efectiva para debilitar al régimen de los Castro y se opone a cualquier tipo de política aperturista hacia la isla. En materia de derechos homosexuales, la congresista también es pionera. En 2012, fue la primera miembro del Partido Republicano en la Cámara de Representantes en apoyar el matrimonio homosexual.

Más información