Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Emerge con fuerza un partido anticorrupción

El Aam Aadmi da la sorpresa y logra que su líder sea nombrado jefe del Gobierno de Nueva Delhi

Arvind Kejriwal, líder del partido anticorrupción, visita un templo sij en Nueva Delhi.
Arvind Kejriwal, líder del partido anticorrupción, visita un templo sij en Nueva Delhi. REUTERS

El activista anticorrupción Arvind Kejriwal, de 45 años, llegó a su reciente toma de posesión como jefe del Gobierno de Nueva Delhi en metro. Algo probablemente inédito en un político. Y más aún en una ciudad donde no es tan extraño tener coche con chófer. “Nuestra victoria parece un milagro, era inimaginable hace dos años. Hoy el hombre de a pie ha ganado”, proclamó ante unos 100.000 seguidores el pasado 28 de diciembre el líder del Partido Aam Aadmi, un aparentemente anodino funcionario reconvertido primero en activista y después en político. Su partido fue la gran sorpresa de las elecciones regionales celebradas en India en diciembre. Su triunfo es la consecuencia política de las descomunales protestas contra la corrupción que sacudieron el país en 2011 bajo el liderazgo de otro activista, Anna Hazare, que realizó varios ayunos al estilo Gandhi para exigir una batalla institucional contra esa lacra. La última clasificación de Transparencia Internacional coloca a India en el puesto 94 (entre 177). España está en el 40.

El partido Aam Aadmi, cuyo nombre significa hombre de a pie, logró 28 escaños en la capital de India frente a los 32 escaños de los nacionalistas hindúes del Partido Bharatiya Janata y a los 8 del Congreso –enorme revés el sufrido por el partido de los Gandhi, que gobernaban Delhi desde hacía nada menos que 15 años--. Estos resultados en la mano pusieron al partido del hombre de pie en un aprieto. ¿Mantenía su palabra de no gobernar con partidos a los que acusa de corruptos o aceptaba su respaldo para liderar el Gobierno? Dieron la palabra a sus militantes en un referéndum. Unos 700.000 respondieron por correo electrónico, sms y por teléfono. El 74% dijo sí a aceptar los votos del Congreso para gobernar.

Kejriwal y sus ministros han empezado a gobernar. Ya no van en metro al trabajo, sino en coche oficial. Y sopesan presentarse a las próximas elecciones generales en una veintena de estados. En vista de que ningún partido panindio alcanza mayoría suficiente para gobernar y las coaliciones son imprescindibles, como explica la politóloga y especialista en india Borreguero, nadie quita ojo a cada movimiento del activista anticorrupción y los suyos.