Un congresista demócrata ayunará por la legalización de los ‘sin papeles’ en EE UU

El año termina sin que el Congreso logre sacar adelante una de las prioridades de Obama

El representante Joe Kennedy recibe un abrazo del sindicalista Eliseo Medina tras tomar el relevo del ayuno por la reforma.
El representante Joe Kennedy recibe un abrazo del sindicalista Eliseo Medina tras tomar el relevo del ayuno por la reforma.Jacquelyn Martin / AP

El representante Joe Kennedy se ha unido este martes a un grupo de activistas que desde hace tres semanas celebran un ayuno en las inmediaciones del Capitolio para pedir la reforma migratoria. El político demócrata ha comenzado su participación junto a varios activistas durante una ceremonia en la que estuvieron presentes diversos líderes de organizaciones hispanas, sindicatos y políticos.

“Es un honor para mí unirme a quienes apoyan la reforma del sistema de inmigración”, aseguró Kennedy en español poco después de arrodillarse simbólicamente frente al líder sindical Eliseo Medina para tomar el relevo del ayuno. “Los inmigrantes representan lo que significa este país, les necesitamos, nuestras familias y nuestras comunidades les necesitan”.

La presencia de Kennedy ha sido anunciada este martes en la capital, apenas unos días después de que el presidente Obama visitase la carpa instalada a los pies del edificio del Congreso. Kennedy sigue la defensa de los derechos de los indocumentados como antes lo hizo su tío Ted, fallecido en 2008 y uno de los principales líderes de los intereses de los hispanos.

Medina, visiblemente debilitado por las tres semanas de ayuno, accedió al centro de la carpa flanqueado por otros dos activistas. Como él, Lisa Sharon Harper, directora de la organización Sojourner; Cristian Ávila, de Mi Familia Vota, y Dae Joong Yoon, del grupo NAKASEC, necesitaron de la ayuda de otros participantes para acercarse al escenario mientras un médico veló en todo momento por su bienestar. Todos ellos cedieron su turno de ayuno a líderes de organizaciones religiosas y a dos defensores de la causa de los Dreamers, los estudiantes indocumentados.

Estoy aquí para prometerles que seguiremos luchando pase lo que pase. Somos una nación de inmigrantes y somos más fuertes precisamente por eso”

Los participantes, de los que cuatro se han alimentado únicamente de agua durante 21 días, han estado acompañados de numerosos activistas que se han sumado a la protesta con relevos de tres y cuatro días. A lo largo de estas semanas han recibido la visita de varios miembros de la Administración Obamay del vicepresidente, Joe Biden. Este martes, el secretario de Trabajo, Tom Perez, mostraba su respaldo a la iniciativa junto a políticos como la líder de la minoría demócrata en la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi; uno de los líderes del movimiento por los derechos civiles, John Lewis, y Bernice King, hija de Martin Luther King.

Únete ahora a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites

Suscríbete aquí

La protesta coincide con las últimas jornadas de actividad política en el Capitolio y cuando ya se ha agotado cualquier posibilidad de aprobar la reforma migratoria este mismo año, como ansiaban desde las organizaciones hasta el presidente Obama, que lo convirtió en una prioridad en su segundo mandato. El proyecto de ley salió adelante este verano con un importante apoyo de los dos partidos en el Senado pero no ha logrado sin embargo superar el rechazo de la mayoría republicana en la Cámara, cuyos líderes se niegan a debatir el mismo texto.

El presidente Obama junto a los activistas el pasado viernes.
El presidente Obama junto a los activistas el pasado viernes.NICHOLAS KAMM / AFP

Según la organización Fast For Families (Ayuno por las Familias), la iniciativa se mantendrá hasta que el Congreso apruebe la reforma del sistema de inmigración. “Estoy aquí para prometerles que seguiremos luchando pase lo que pase. Somos una nación de inmigrantes y somos más fuertes precisamente por eso”, añadió Kennedy.

La reforma migratoria cuenta con un importante apoyo entre los estadounidenses, especialmente con respecto a la regularización de los más de 11 millones de indocumentados que se estima residen sin permiso en Estados Unidos. Rudy González, que ya suma 13 días de ayuno, explicó este martes que no hace falta ser inmigrante para apoyar esta causa. González nació en Indiana, pero ha sido testigo del miedo y las dificultades que atraviesan los ‘sin papeles’. “He sentido el dolor y el sufrimiento de los que llegan hasta aquí buscando un futuro mejor para su familia”, afirmó mientras mostraba el zapato de un inmigrante fallecido en el desierto de Arizona. “Mi primo también perdió la vida en el desierto. Enfermó tras cruzar la frontera y le prometieron que volverían a buscarle”.

Los organizadores aseguran que esta protesta ha logrado mantener la reforma migratoria entre los asuntos que deben preocupar a los ciudadanos. “Gracias a su sacrificio y a su compromiso para ayunar durante las fiestas navideñas inspirarán a los legisladores a aprobar la reforma de inmigración lo antes posible”, aseguró Jim Wallis, director de Sojourners.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50