Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La izquierda mexicana debate su permanencia en el Pacto por México

El Partido de la Revolución Democrática afirma que la reforma energética de Peña Nieto no está sostenida en el acuerdo

Cuauhtémoc Cárdenas, Jesús Zambrano y Graco Ramírez en la reunión del PRD.
Cuauhtémoc Cárdenas, Jesús Zambrano y Graco Ramírez en la reunión del PRD. EFE

La izquierda mexicana se encuentra en la encrucijada de seguir o no en el Pacto Por México. El acuerdo entre los partidos políticos mexicanos y el presidente mexicano Enrique Peña Nieto para sacar adelante las reformas estructurales, ya ha logrado la aprobación de los cambios en las leyes educativas, financieras, fiscales y de telecomunicaciones. Este fin de semana, los líderes del Partido de la Revolución Democrática (PRD) se han reunido para celebrar su Congreso Nacional en Oaxtepec (Estado de Morelos, centro del país) y discutir el rumbo que dará su fuerza política de cara a la discusión de la reforma energética en el Congreso, así como a la renovación de su dirigencia en marzo de 2014.

Voces dentro del PRD han pedido a la dirigencia actual del partido, a cargo de Jesús Zambrano, que la izquierda no participe más en el Pacto por México porque hasta ahora el partido ha cedido demasiado ante las iniciativas de Peña Nieto. Las críticas toman intensidad una vez que se acerca, en los próximos días, la discusión en el Congreso mexicano de la reforma energética. La izquierda mexicana se ha opuesto rotundamente a modificar la Constitución –como lo ha propuesto el presidente mexicano—para que la iniciativa privada pueda invertir en la industria energética.

“El Pacto por México es un instrumento que ha venido dando resultados positivos y arrojando frutos que le sirven al país y tenemos que valorar sus méritos. Como otros, yo no le decretaría una muerte por anunciada al Pacto por México. Debiera dejar de existir cuando deje de ser útil al país”, ha comentado Zambrano a EL PAÍS sobre las peticiones de abandonarlo. El dirigente perredista, sin embargo, reconoce que las propuestas del presidente y de la derecha sobre la reforma energética contradicen al acuerdo. “Si nos salimos está claro que regresaríamos a lo que hemos hecho en otros momentos de nuestra historia reciente como partido”, ha explicado.

Si bien la oposición a la reforma energética de Peña Nieto ha cerrado filas entre el PRD y ha logrado acuerdos con otras corrientes de la izquierda ajenas a este partido, las diferencias sobre la permanencia del Pacto por México han situado en una posición difícil a Zambrano. “¡Fuera el Pacto!”, fue una de las consignas que los militantes del PRD gritaron a su actual dirigente en la reunión en Oaxtepec, quien reconoció que la permanencia de su partido en el acuerdo ha dividido profundamente a esta fuerza política.

La búsqueda de un cambio en el rumbo de la izquierda mexicana está estrechamente ligada con la elección del nuevo dirigente del PRD, que se celebrará en marzo. Marcelo Ebrard, el popular exalcalde de la Ciudad de México, ha levantado la mano para renovar al partido y ha cuestionado las acciones de la dirigencia actual. Ebrard ha criticado la cercanía del PRD con el Gobierno de Peña Nieto y ha pedido abiertamente que el partido no siga adelante con el Pacto por México.

Para hacer contrapeso a Ebrard, el exsecretario de Trabajo de la Ciudad de México, Carlos Navarrete, ha expresado sus deseos de ser dirigente del PRD. Navarrete posee una postura cercana a la de la dirigencia actual y su postulación provocaría por tercera ocasión fuertes divisiones dentro de la izquierda. “No somos un partido monolítico sino plural. Convivimos en esa pluralidad y resolvemos estas dificultades. Es normal que haya agrupamientos internos”, ha comentado Zambrano sobre las diferentes propuestas que hay dentro de la izquierda.

En el debate que los perredistas sostienen durante este fin de semana, también está la posible apertura a la reelección de anteriores dirigentes. Esta puerta ha colocado a Cuauhtémoc Cárdenas, fundador y líder moral del PRD, como una opción clara para unificar al partido. Cárdenas expresó el miércoles su interés en volver a dirigir el partido, pero al llegar a la inauguración del Congreso Nacional él mismo se descartó. "Quiero decirles que lo he pensado muy seriamente y estimo que esta debe ser una oportunidad para otros. Yo agradezco la confianza de mis compañeros", comentó frente a los militantes del partido.

Sin embargo, algunas corrientes dentro del PRD no lo descartan del todo después de notar que logró unificar la posición en el partido entorno a la reforma energética y además sumó el apoyo del antiguo candidato a la presidencia, Andrés Manuel López Obrador –quien dejó el PRD en septiembre de 2012 para fundar el Movimiento de Regeneración Nacional (MORENA)— en su propuesta de convocar a una consulta ciudadana sobre la reforma energética.

 

Más información