La UE retoma el diálogo de adhesión con Turquía tras años de bloqueo

Ankara anuncia nuevos intentos de promover la reunificación de Chipre

Los ministros turcos de Desarrollo y Exteriores, el ministro de Exteriores lituano y el comisario europeo de Ampliación.
Los ministros turcos de Desarrollo y Exteriores, el ministro de Exteriores lituano y el comisario europeo de Ampliación. JULIEN WARNAND (EFE)

Bruselas ha dado este martes el primer paso en tres años y medio para integrar a Turquía en el seno comunitario. Representantes de la Unión Europea y del Gobierno turco abrieron un nuevo capítulo en las negociaciones que mantienen desde 2005, con avances muy limitados. La Comisión Europea ha pedido un compromiso adicional a Turquía y, a cambio, asegura que no habrá más interrupciones del diálogo. La primera consecuencia del deshielo se percibirá en las próximas semanas, con la firma de un acuerdo entre las dos partes para repatriar a Turquía a los inmigrantes que lleguen a suelo europeo por la frontera de ese país.

Aunque el contenido del nuevo capítulo sobre la mesa —política regional— es poco conflictivo, el regreso de los representantes turcos a la capital europea tiene el gran valor político de desatascar el proceso de adhesión. Pero se trata solo del primer paso. El verdadero reto vendrá al abrir los próximos dossieres, relativos a la libertad y los derechos humanos. Chipre los bloquea (por el conflicto histórico que mantienen los dos territorios sobre la isla, dividida en dos), mientras otros países —y la propia Comisión Europea— vetan también diferentes capítulos. "Espero ahora encontrar consenso para abrir las negociaciones sobre derechos fundamentales", confió el comisario para la Ampliación Europea, Stefan Füle, tras el encuentro celebrado en Bruselas.

El ministro turco de Asuntos Europeos, Egemen Bagis, dijo encontrar una mayor receptividad en Chipre con el nuevo primer ministro, el conservador Nicos Anastasiades, pues en su día fue el único político favorable a la reunificación de la isla. Bagis aseguró que la ONU, promotora de aquel proyecto, ha retomado la iniciativa y que se están produciendo contactos entre autoridades turcas y chipriotas. El ministro responsable de la negociación con la UE incluso vaticinó que el nuevo plan podría estar redactado antes de final de año para ser votado en 2014. Un horizonte demasiado optimista teniendo en cuenta las enormes reticencias que puede encontrar.

La meta más concreta en el tortuoso camino de adhesión turca se espera, no obstante, para dentro de pocas semanas. Ankara y la UE firmarán un acuerdo para que los extranjeros que accedan a Europa por Turquía, y que no cumplan las condiciones para quedarse, puedan ser repatriados a ese país. La frontera turca constituye hoy un importante foco de tensión, pues casi 600.000 sirios han emigrado por la crudeza de la guerra, según cifras del Ejecutivo de Recep Tayyip Erdogan. Ese acuerdo es la condición que exige Bruselas para empezar a negociar la contrapartida para Ankara: la eliminación de visado para viajar a la UE.

El ingreso de Turquía en el club comunitario tiene aún que superar numerosos obstáculos. Alemania, el país más influyente, tiene serias dudas sobre las reformas de las que presume Erdogan. Fueron precisamente las reticencias germanas las que frenaron en seco las expectativas de avance este verano, cuando el diálogo estaba a punto de retomarse. Las violentas imágenes de policías turcos reprimiendo las manifestaciones contra el Gobierno que recorrieron el país disgustaron a toda la UE y dilataron el proceso. También Francia ha mantenido siempre reservas, aunque la llegada al poder de François Hollande las alivió.

Frente a los reproches europeos, el ministro turco también se permitió lanzar dos críticas a los representantes comunitarios. La primera, su tibia actitud ante el conflicto sirio. La segunda, la falta de condena al golpe de Estado en Egipto que desalojó del poder a Mohamed Morsi, elegido en las urnas. "Ambas cosas me hacen más difícil mi trabajo de defender la integración en la UE", se sinceró Bagis.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

Sobre la firma

Lucía Abellán

La redactora jefa de Internacional de EL PAÍS ha desarrollado casi toda su carrera profesional en este diario. Comenzó en 1999 en la sección de Economía, donde se especializó en mercado laboral y fiscalidad. Entre 2012 y 2018 fue corresponsal en Bruselas y posteriormente corresponsal diplomática adscrita a la sección de España.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS