entrevista con el canciller de Chile

“Somos países jóvenes y aún tenemos que asentar algunas cosas”

Alfredo Moreno conversa sobre la amenaza que el conflicto territorial que le enfrenta con Perú puede suponer para la integración de la Alianza del Pacífico

El canciller chileno, Alfredo Moreno, junto a los presidentes de Espala y Costa Rica, Mariano Rajoy y Laura Chinchilla.
El canciller chileno, Alfredo Moreno, junto a los presidentes de Espala y Costa Rica, Mariano Rajoy y Laura Chinchilla.J. J. Guillén (EFE)

La entrada del hotel Westin Playa Bonita, en Ciudad de Panamá, un complejo turístico y aséptico apartado de la localidad y con todos los accesos blindados por la policía, bulle a primerísima hora de la mañana con el ir y venir de asesores de los jefes de Estado y los ministros que asisten a la Cumbre Iberoamericana. Entre tanto trajín, destaca la tranquilidad pasmosa del ministro de Relaciones Exteriores argentino, Héctor Timerman. A escasos metros, su homólogo chileno, Alfredo Moreno, ya va por la segunda entrevista, antes de emprender una apretada agenda en la que va a hablar del éxito de la Alianza del Pacífico antes de participar en la reunión de ministros de la cumbre. Moreno, conversó con EL PAÍS de la amenaza que el conflicto territorial entre su país y Perú puede suponer para la estabilidad del proyecto de integración económica de la Alianza y de la vigencia de la Cumbre Iberoamericana

Pregunta. De momento, lo más destacado de la Cumbre Iberoamericana es la ausencia de líderes, entre ellos el presidente de Chile, Sebastián Piñera. ¿Es eso un termómetro de la pérdida de interés que suscita este tipo de reunión en América Latina?

Respuesta. Creo que la cumbre tiene una posición importante en la integración de la región porque tiene una característica distinta a la del resto de otros organismos que es la participación de España y de Portugal, que son países que tienen una realidad distinta del resto de países América Latina, lo que otorga una complementariedad interesante. Además, tenemos una raíz común que es relevante. La no presencia del presidente Piñera se debe a que lleva casi todo el mes de septiembre y parte de octubre prácticamente fuera de Chile, en la Asamblea General de Naciones Unidas primero, de ahí a Tailandia y de allí a la APEC [Cooperación Asia-Pacífico que se celebró en Indonesia]. Naturalmente, el presidente también tiene que estar en su país, y desgraciadamente no ha podido venir por esta razón aunque lo lamenta mucho.

P. Y el hecho de que prefiera viajar a Asia ¿no es un signo de la prioridad que Chile otorga al Pacífico frente a Europa?

R. Una cosa no es competidora de otra. Estos días estuvimos en APEC porque así corresponde. Pero en Naciones Unidas nos reunimos con el presidente de España Rajoy porque tenemos una relación muy estrecha con ese país. Así que no creo que sean indicadores adecuados.

P. Como actividad paralela de la Cumbre está previsto un acto sobre la influencia de la Alianza del Pacífico en América Latina. ¿Qué suma y en qué se diferencia este bloque de otras organizaciones regionales del hemisferio?

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

R. La Alianza del Pacífico no reemplaza a nada. Nosotros tenemos organismos regionales que incluyen a todos los países, como son Unasur, o la CELAC y los países de la Alianza siguen participando en ellos de la misma manera. Lo que tenemos aquí son naciones que creen en el libre comercio, que creen que juntos somos más que separados y que si podemos integrarnos y sumar nuestras capacidades vamos a tener beneficios para todos. Lo que hemos hecho es eliminar las barreras entre nuestros países para los bienes y los servicios, los capitales y las personas.

P. ¿No es, pues, el contrapeso a ningún otro bloque regional?

R. Nuestra particularidad es que, aunque nos juntemos, nosotros no nos separamos del mundo. Esto es un acosa distinta a la Unión Europea o al Mercosur. Nosotros no tenemos un arancel externo común, no nos juntamos y determinamos una barrera común. Aquí casa país queda con la libertad de hacer tratados de libre comercio con quien quiera. En ningún caso la AP significa separarse ni en lo regional ni en lo mundial.

P. Las reacciones de líderes de la región, como Rafael Correa, Evo Morales o hasta Cristina Fernández que recelan del objetivo final de la Alianza, ¿son infundadas?

R. En la vida siempre hay la posibilidad de recibir críticas, o si no recuerde a Don Quijote. Lo importante es si tiene base o no. Esta organización es más abierta, cualquier país que quiera ingresar puede hacerlo, basta con que esté de acuerdo en aquello en lo que nosotros estamos de acuerdo y en esto sí que hay diferencias porque hay países que con todo derecho piensan que el esquema de desarrollo debe ser distinto. Pero bueno, ya dirá el tiempo quién tiene razón.

P. ¿Hasta qué punto el conflicto territorial con Perú, uno de los socios de la Alianza del Pacifico, puede perjudicar ese exitoso proceso de integración?

R. Las diferencias sobre un límite marítimo las teníamos de antes. Hemos hecho la Alianza a pesar de que tenemos diferencias respecto de un límite que ya resolverá la Corte Internacional de Justicia de La Haya (CIJ). Cualquiera que sea el fallo, los dos países van a seguir siendo igualmente vecinos, van a tener que progresar entre ellos y tenemos que trabajar de manera que ese fallo lo llevemos de la mejor manera posible.

P. Colombia abandonó el Pacto de Bogotá en noviembre del año pasado al estar en desacuerdo con una resolución del CIJ sobre una disputa territorial con Nicaragua. ¿Se plantea Chile esa posibilidad?

R. A temas de otro país no me voy a referir, pero Chile es parte del Pacto de Bogotá y está comprometido. Entre Chile y Perú existe un compromiso para respetar el fallo, acatarlo y cumplirlo.

P. ¿Cómo puede afectar un fallo favorable de la CIJ a Perú en el otro conflicto territorial que tienen ustedes en La Haya por el acceso al mar que reclama Bolivia?

R. El fallo lo va a determinar la CIJ y creo que será favorable a Chile.

P. Además de los litigios territoriales de Chile, en la región se están recrudeciendo otras contiendas similares, como la que enfrenta a Argentina y Uruguay por la papelera, la de Costa Rica y Nicaragua por una isla en el extremo fronterizo del río San Juan o la de Nicaragua y Colombia por el archipiélago de San Andrés. ¿Estos conflictos pueden afectar a los distintos procesos integradores de América Latina?

R. Nuestro continente es uno de los más pacíficos. Es un continente que prácticamente no ha tenido conflictos bélicos desde 1930. Otros continentes, como África han adoptado el modelo que hemos seguido en América Latina de optar por los tratados internacionales y trabajar desde allí la solución. A veces uno ve que estas diferencias de opinión se saldan bilateralmente, otras a través de la CIJ, pero eso tiene una vertiente importante que es que es un continente que ha sabido resolver sus problemas pacíficamente. Nosotros somos países jóvenes, con una historia extraordinariamente reciente, comparativamente con Europa, y todavía tenemos que asentar algunas cosas.

P. ¿Cuál es el papel que espera adoptar Chile como nuevo miembro no permanente del Consejo de Seguridad de la ONU?

R. El hecho de que Chile vuelva a formar parte de Consejo de Seguridad es un reconocimiento a nuestra política exterior, una política basada en principios. Nosotros creemos que la resolución de los conflictos debe resolverse a través de los sistemas multilaterales, porque de otra manera solo decidirían sobre los problemas los países que son poderosos

P. Desde Cuba se recrimina a América Latina que no la apoye en su proceso de transición de la misma manera que sí lo hizo en el caso chileno tras la dictadura de Augusto Pinochet. ¿Está la región prestando poca atención al proceso de apertura cubano?

R. Ha habido cambios importantes respecto de Cuba. Hemos creado la CELAC, una organización internacional que incluye a Cuba y hemos trabajado estrechamente con ellos y, de hecho, después de muchísimos años, Raúl Castro estuvo en Chile. Chile ostentó la presidencia de la CELAC, pero ahora el cargo lo ocupa Cuba y hemos estado trabajando conjuntamente en todas aquellas cosas que podemos hacer en común para bien de todos. Estamos trabajando activamente en todas aquellas cosas que puedan servir a Cuba.

Sobre la firma

Eva Saiz

Redactora jefa en Andalucía. Ha desarrollado su carrera profesional en el diario como responsable de la edición impresa y de contenidos y producción digital. Formó parte de la corresponsalía en Washington y ha estado en las secciones de España y Deportes. Licenciada en Derecho por Universidad Pontificia Comillas ICAI- ICADE y Máster de EL PAÍS.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS