Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las lluvias vuelven a amenazar al México más frágil

Un nuevo frente, que podría convertirse en huracán en los próximos días, se sitúa al sur del país

Dos vecinos de El Paraíso, una comunidad de Guerrero, caminan sobre los escombros de una calle sepultada por el temporal.
Dos vecinos de El Paraíso, una comunidad de Guerrero, caminan sobre los escombros de una calle sepultada por el temporal.

Llueve sobre mojado en México. El país aún no termina de asimilar el desastre provocado por las tormentas Ingrid y Manuel cuando se prepara ya para el siguiente. Con las mismas infraestructuras, el terreno aún encharcado, el peligro de deslave en las montañas de Guerrero que han quedado lastimadas, los cuerpos sepultados aún en la Pintada. A los 139 muertos en toda la República (95 de ellos en Guerrero) se suman numerosos daños materiales: casas destrozadas, negocios y cultivos arruinados, carreteras destruidas y pérdidas también en el sector turístico –varios eventos fueron cancelados esta semana en Acapulco-, por citar algunos.

El secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong, ha actualizado este miércoles las cifras de la tragedia: 250 municipios declarados en desastre en 13 Estados (22 de los 31 del país han sufrido por inundaciones y derrumbes), 53 desaparecidos ("particularmente en La Pintada", donde se cree que 68 personas fueron sepultadas por un alud) y 58.000 evacuados. Casi 400 albergues acogen a 52.000 personas. "A todas las comunidades que teníamos reportadas como afectadas se ha podido llegar, de una u otra manera", señaló el ministro.

El Servicio Meteorológico Nacional informó de que en las últimas horas una baja presión se ha situado entre Oaxaca y Guerrero -el Estado más dañado por las tormentas-, lo que podría ocasionar lluvias fuertes o intensas desde la noche de este miércoles. Hay alerta por posibles inundaciones y derrumbes en áreas montañosas de zonas afectadas ya por Manuel, que ha dejado la tierra mucho más deteriorada que hace una semana. Las autoridades de Protección Civil del Estado de Oaxaca, en el sur, han emitido la fase de alerta en al menos 50 municipios de la región, según informa la agencia Europa Press. 

Este sistema, que podría convertirse en ciclón durante los próximos cinco días, arrojará precipitaciones en los Estados de Chiapas y Oaxaca y se extenderán gradualmente hacia Michoacán, Colima y Jalisco. "Va a seguir lloviendo, pero con menos intensidad", explica el Servicio Meteorológico Nacional. El presidente Enrique Peña Nieto afirmó el domingo que México ha superado su récord de lluvia, ya que en esta temporada ha caído más agua que en los últimos 58 años.

Aunque todavía no hay un cálculo oficial de los daños, los damnificados podrían superar el medio millón, de los cuales 200.000 se habrían producido en el Estado de Guerrero. Este martes, Peña Nieto ha asegurado que 39.000 millones de pesos –unos 3.100 millones de dólares– serán destinados a la emergencia y habrá una revisión de los presupuestos del próximo año, ya que la cifra “es insuficiente”. Este miércoles ha añadido, en una reunión en el DF con su gabinete, que los efectos de las tormentas "dejarán importantes lecciones" para que en el futuro se les haga frente "con mayor eficacia". Algunas de esas "lecciones" son las de evitar los permisos de construcción en zonas de alto riesgo.

En el plan de emergencia hay 8.000 militares desplegados y se han entregado 867 toneladas de agua y alimentos recolectados en los centros de acopio de todo el país, informa Verónica Calderón