Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los vínculos entre la policía y Aurora Dorada indignan a los griegos

El asesinato de un músico en El Pireo revela la relación entre policías y el grupo neonazi

El asesinato hace una semana del rapero Pavlos Fissas, conocido como Killah P, por un afiliado del partido de extrema derecha Aurora Dorada ha despertado una oleada de indignación en Grecia al revelar la profundidad de las relaciones entre la organización neonazi y la policía. La investigación ha llevado a la dimisión de dos altos cargos policiales, y a que el Tribunal Supremo haya abierto una investigación a 33 miembros del partido —entre ellos varios diputados— e imputado a cinco de ellos en relación al homicidio de Fissas. El caso ha llevado al Gobierno de Andónis Samarás a reaccionar y buscar activamente dejar sin fondos públicos a la quinta fuerza política del país, con 18 diputados en el Parlamento. Una gran manifestación antifascista se está celebrando en Atenas.

El martes, en la localidad de Agrinio, al oeste del país, fue detenido un policía de 45 años encargado de la escolta de un diputado del partido ultraderechista, al tiempo que las fuerzas de seguridad registraban varias sedes de la organización. El ministro de Orden Público, Nikos Dendiás, ordenó la apertura de una investigación interna en la Policía Nacional después de que el viernes un registro en la sede de Aurora Dorada en Jalkida, al norte de la capital, acabó con siete detenidos, liberados a las pocas horas a pesar de que algunos miembros de la organización se apostaron con palos en la puerta del edificio. Dos generales de la policía presentaron su renuncia, mientras que cuatro altos cargos fueron suspendidos y ocho apartados de sus cargos. "Durante los últimos tres años, muchos de nuestros colegas han sido tolerantes con la violencia de Aurora Dorada", declaró Cristos Fotopulos, presidente de la federación griega de policías, a la radio Skai.

A las seis de la tarde (cinco de la tarde, hora peninsular española), ha empezado una manifestación en protesta contra la violencia de Aurora Dorada en la céntrica plaza de Sintagma, en el centro de Atenas. "Seis de la tarde: no al fascismo", reza el titular del diario progresista Elefterotipiá. Se han producido cargas policiales y se han lanzado gases lacrimógenos cuando los manifestantes han intentado marchar hasta la sede de Aurora Dorada. Según los organizadores, cerca de 50.000 personas han participado en la marcha.

El asesinato de Fissas, cuyas letras rechazaban abiertamente el racismo y la violencia de la organización ultraderechista, ha servido para galvanizar el rechazo de una parte importante de la sociedad griega a Aurora Dorada y sus acciones. Una encuesta para Elefterotipiá reveló una caída del apoyo electoral al partido neonazi de más de dos puntos y medio.

El partido ultraderechista ha negado vehementemente las acusaciones. "No soy Al Capone. ¿Como podría yo mandar matones a todos los rincones de Grecia?", ha dicho el líder del partido, Nikos Mijaloliakós. Según la cadena Skai, Aurora Dorada utilizará "todos los medios legales" para defender sus derechos "constitucionalmente adquiridos".´Los diputados de Aurora Dorada no han asistido a ninguna sesión del Parlamento desde el pasado viernes.

Georgios Rupakiás, de 45 años, el camionero en paro miembro de la organización ultraderechista acusado del asesinato de Fissas, ha sido ingresado en la cárcel de Malandrinos, en el centro de Grecia, al negarse el director de la prisión de máxima seguridad de Koridalos (en la periferia de Atenas) a acogerle por miedo a la reacción de los otros reclusos. Rupakiás, que ha confesado el crimen pero ha afirmado que fue en defensa propia, es el primero de los seis miembros de Amanecer Dorado detenidos en relación al homicidio del músico a ingresar en prisión. Según el periódico Ekathimerini, la policía cree que la noche del crimen un militante de Aurora Dorada oyó a Fissas criticar a la organización neonazi en un bar en Keratsiní, en la periferia de Atenas. A través de mensajes de texto y llamadas de teléfono, se articuló un grupo de unas 50 personas con el propósito de atacar al rapero, de 34 años, y a los que le acompañaban.

El registro de esas llamadas de teléfono y mensajes de texto ya forman parte de la causa de la investigación del fiscal del Tribunal Supremo Jaralambos Vurliotis, que tiene abiertos 33 expedientes abiertos contra miembros de Aurora Dorada, entre ellos varios diputados. Según los informes de la policía, la estructura estrictamente jerárquica del partido neonazi haría imposible que actos como el de Keratsiní se llevasen a cabo sin el conocimiento de los líderes locales del partido.

Todo este material está llevando al Gobierno de Samarás a elaborar una estrategia doble para debilitar legalmente lo más posible a la organización extremista, en un país donde la constitución no contempla la posibilidad de prohibir partidos políticos. Así, el ministro de Justicia, Jaralambos Atanasiú, está elaborando un documento que endurece las penas por crímenes justificados en el "odio racial, político o nacionalista", mientras que el ministro del Interior, Yiannis Michelakis, prepara una reforma que retira la financiación pública a los partidos políticos envueltos en actividades ilegales. Sin embargo, el propio Samarás ha pospuesto la discusión de estas medidas a su regreso de su visita de seis días a Estados Unidos, que empieza el próximo sábado.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información