Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El crimen organizado de Michoacán reta al Gobierno de México

El fiscal culpa a un cartel del asesinato de un vicealmirante este domingo

El lunes apareció el cadáver de un comandante local

El vehículo en el que viajaba el vicealmirante asesinado. Ampliar foto
El vehículo en el que viajaba el vicealmirante asesinado. AFP

La violencia en el Estado de Michoacán (suroeste de México) se ha convertido en un reto acuciante para el Gobierno federal, presidido por Enrique Peña Nieto. Lo sucedido en las últimas 24 horas refleja la gravedad de la situación. En este territorio, campo de batalla entre carteles por el control de la producción y del tráfico de droga, fue asesinado este domingo el vicealmirante Carlos Miguel Salazar, que hasta la fecha es el mando de la Marina de mayor jerarquía fallecido en un ataque del crimen organizado, según ha precisado a este diario la Secretaría de Marina. Y este lunes por la mañana ha aparecido ejecutado un comandante local de Seguridad Pública en el municipio michoacano de Lázaro Cárdenas. Le habían dado diez balazos y al lado de su cadáver había una camioneta de lujo Jeep Grand Cherokee.

El reto del crimen organizado en Michoacán a las autoridades es notable, tanto como para romper los hábitos de la discreta política de comunicación del Gobierno federal, basada en no dar publicidad a la lucha contra el crimen organizado para no realzar el problema. Así, este lunes, el procurador –o fiscal– general, Jesús Murillo Karam, que en los nueve meses que lleva en el cargo solo había dado dos ruedas de prensa, una por la explosión de la sede de Petróleos Mexicanos y otra por la detención de la sindicalista Elba Esther Gordillo, ha hecho una excepción y ha aparecido para informar de que el responsable del asesinato del vicealmirante es el cartel más poderoso de la zona, los Caballeros Templarios. Por ahora se desconoce si el ataque tiene relación con su cargo, pero el hecho supone un salto cualitativo en la escalada de narcoviolencia que ha sufrido Michoacán en el primer año de mandato del nuevo Ejecutivo.

Solo desde mediados de julio han muerto 29 personas en Michoacán a causa de la violencia del crimen organizado

En su comparecencia, Murillo Karam precisó que tres personas que han sido detenidas por este atentado han reconocido que forman parte de los Templarios, una mafia que nació como escisión del cartel de la Familia Michoacana. La fiscalía ha informado de que los tres arrestados han dicho que su sueldo mensual dentro del cartel era de 7.500 pesos, unos 600 dólares. Los supuestos sicarios tenían cuatro armas largas y una corta, todas ellas de uso exclusivo de las Fuerzas Armadas.

En el ataque, además de Salazar, murió un escolta suyo y quedaron heridos su chófer y su esposa. Murillo Karam explicó que cuando se produjo la emboscada el alto mando iba por una carretera secundaria de Michoacán - donde había pasado un par de días de descanso - de camino hacia su destacamento en Puerto Vallarta, en el Estado vecino de Jalisco. En un principio, Salazar viajaba por la autopista México-Guadalajara pero al llegar a la altura de la caseta de Ecuandureo tuvo que tomar la vía alternativa en la que luego lo emboscaron. A su vehículo le dio el alto otra camioneta. Sus ocupantes iban vestidos de civil. Pidieron su identificación al grupo del vicealmirante y finalmente llegó otra camioneta que disparó contra ellos. El fiscal detalló que, durante el tiroteo, Salazar se echó al piso para cubrir el cuerpo de su esposa. El militar no iba uniformado.

Los ataques de las últimas 24 horas contra el vicealmirante y contra el comandante local de Seguridad Pública se suman al asesinato el jueves pasado de cuatro policías en una serie de enfrentamientos en distintos puntos de Michoacán, una cadena de hechos que indica que la crisis de seguridad en este Estado no remite.

Varios carteles se disputan el control de Michoacán, centro de producción de droga y lugar de llegada de estupefacientes

Michoacán es centro de producción de droga (marihuana, heroína y metanfetaminas) y también lugar de llegada de estupefacientes, sobre todo de precursores químicos. En su costa, en el océano Pacífico, está el puerto de Lázaro Cárdenas, uno de los más importantes de México. Además, Michoacán es un punto de cruce territorial de los intereses de varios carteles, entre ellos Los Caballeros Templarios, La Familia Michoacana, el cartel de Jalisco Nueva Generación, Los Zetas, el cartel de Sinaloa y restos del de los Beltrán Leyva.

Este año, el gran síntoma del caos de seguridad michoacano ha sido la aparición de grupos de autodefensa civiles que se han armado para protegerse de los carteles, pues dicen que las fuerzas públicas no lo hacen, e incluso que en ocasiones están aliadas con los criminales. Ante esta pérdida de control institucional en algunos puntos del Estado, el Gobierno federal lanzó en mayo un operativo con miles de soldados del Ejército y de la Marina para ordenar el desbarajuste, y nombró a un general como nuevo secretario de seguridad pública de Michoacán. En aquel momento, las autoridades indicaron que confiaban en estabilizar la situación en un mes. Dos meses después parece que no han llegado a ese punto. Solo desde mediados de julio en este Estado han muerto 29 personas a causa de la violencia del crimen organizado.

Otro factor más de inestabilidad en Michoacán es la fragilidad de su Gobierno estatal. Actualmente está dirigido por un gobernador interino, dado que el gobernado electo, Fausto Vallejo, del Partido Revolucionario Institucional, sufre una enfermedad grave.