Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un grupo secuestra a seis personas en el Estado mexicano de Guerrero

El suceso llega dos días después de la desaparición de un hijo de un dirigente de la Coordinadora Regional de Autoridades Comunitarias

Al menos seis personas han sido secuestradas por un grupo de hombres armados este martes en el Estado mexicano de Guerrero, al suroeste de México. Los desaparecidos, que rondan la veintena y entre los que se encuentran tres mujeres, fueron raptados en torno al mediodía en distintos poblados del municipio de Cocula, según el alcalde del municipio, César Miguel Peñaloza. El martes por la tarde, la Procuradoría (Fiscalía) General de Justicia del Estado no disponía todavía de información sobre el secuestro.

El suceso llega dos días después de la desaparición de un hijo de un dirigente de la Coordinadora Regional de Autoridades Comunitarias (CRAC), el organismo tradicional de justicia de Guerrero, liberado la tarde del lunes. El suceso, ocurrido en la localidad de Tixtla, elevó la tensión en Guerrero y acabó con la detención por parte de policías comunitarios (la autodefensa que se rige por los usos y costumbres de la zona) de una decena de agentes de policía.

El secuestro de seis personas en Cocula se ha producido en la región norte de Guerrero, "una zona que al parecer se disputan dos grupos del crimen organizado", explica Juan Angulo, director del diario El Sur. Muy cerca de Cocula, en la localidad de Iguala, fueron secuestrados ocho líderes campesinos el pasado 30 de mayo, tres de los cuales aparecieron muertos cuatro días más tarde. A finales de abril, ocho policías municipales desaparecieron en Cuetzala, y la cercana Apaxtla fue tomada durante tres horas por personas armadas, que dejaron siete muertos. En otro ayuntamiento del norte, Teloloapan, varios policías fueron detenidos este mes por atacar supuestamente la comandancia municipal.

El gobernador del Estado, Ángel Aguirre Rivero, anunció antes de la noticia del secuestro de los seis que el Ejército desplazará más militares a la región. Además, aseguró en una entrevista con Milenio que el Estado pretende constituir una policía rural y contratar a medio millar de agentes más en sus fuerzas de seguridad.

La inseguridad en Guerrero, uno de los Estados más pobres de la República, toca todos los frentes. El Estado atrajo el pasado mes de febrero la atención internacional por la violación de seis jóvenes españolas en la turística zona de Acapulco. Los ecologistas también sufren allí las acometidas del crimen. La activista medioambiental Fabiola Osorio Bernáldez, de Guerreros Verdes, fue asesinada el año pasado tras oponerse a la construcción de un muelle en un manglar y Eva Alarcón y Marcial Bautista, líderes ecologistas de las montañas, desaparecieron en diciembre de 2012 tras denunciar durante meses las amenazas que recibían.

Ángel Aguirre, que gobernó con el PRI pero actualmente ejerce su mandato con el izquierdista PRD, ha criticado esta semana la presencia de policías comunitarios en Guerrero y sus recientes enfrentamientos con policías municipales. "Esto ya no puede seguir así, lo tenemos que cortar de tajo", advirtió. El mandatario sostuvo que la existencia de la policía comunitaria ha perjudicado la imagen internacional de Guerrero.

Más información