Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Pacto por México enfrenta unas turbulentas elecciones locales

Los partidos medirán el 7 de julio sus fuerzas en las urnas tras seis meses de consenso político.

Las encuestas auguran que el PAN corre el peligro de perder el Gobierno de Baja California después de 24 años

Los presidentes de China y México visitaron Chichen Itzá (México)
Los presidentes de China y México visitaron Chichen Itzá (México) EFE

Las elecciones del próximo 7 de julio para renovar congresos y alcaldes de más de 900 municipios en 14 Estados, así como la gobernatura de Baja California, pondrán a prueba la salud de los principales partidos políticos mexicanos tras la inédita experiencia de seis meses de consenso en torno a la agenda de reformas del Pacto por México. Los analistas coinciden en que éste sobrevivirá a las urnas, pero que el resultado marcará su desarrollo.

Roy Campos, presidente del instituto de opinión Consulta Mitofsky, señala que el PRI, el partido del Gobierno, es el que más se juega por gobernar en 10 Estados donde hay elecciones locales, frente a tres en manos del Partido de la Revolución Democrática (PRD) y solo uno en las del Partido Acción Nacional (PAN). “El PRI lo tiene muy difícil porque PAN y PRD van juntos en muchos lugares. El presidente Enrique Peña Nieto aparece como el claro ganador en el Pacto por México, pero no así su partido”, afirma.

El PAN se juega el Gobierno de Baja California, donde ostenta el poder desde 1989. Pese a que fue este Estado el primero en el que hubo alternancia política al triunfar la oposición al PRI, las encuestas pronostican un resultado muy cerrado e incluso la posibilidad de una victoria del candidato del viejo partido hegemónico. El PRI ya ganó aquí en las elecciones presidenciales de 2012 y gobierna en los cinco municipios de esa entidad.

Una derrota sería un durísimo golpe para el PAN y agravaría su división interna entre los fieles del ex presidente Felipe Calderón (2006-2012) y aquellos que se sintieron marginados durante su mandato. Calderón, retirado en la Universidad de Harvard, trata de recuperar el control del partido y un nutrido grupo de senadores leales han criticado la participación del PAN en el pacto por considerar que solo actúan como comparsas del PRI. El centro derecha amagó hace unos meses con abandonar el acuerdo tras descubrir un intento de compra de votos por parte del PRI en el Estado de Veracruz a través de la Cruzada contra el Hambre, un ambicioso programa social de este Gobierno.

La pérdida de Baja California debilitaría aún más la posición del actual presidente del partido, Gustavo Madero, lo que tendría efectos sobre el Pacto por México, en opinión del analista Jorge Zepeda: “Un mal resultado que pusiera en cuestión su liderazgo y le impidiese garantizar el desarrollo del pacto pondría en problemas a Peña Nieto”. Añade que otro tanto podría ocurrir con el interlocutor de la izquierda en el pacto, el dirigente nacional del PRD, Jesús Zambrano, si esta formación no avanza en los comicios.

Para el PRD, segunda fuerza del país tras las elecciones presidenciales del pasado 1 de julio, las elecciones medirán si su estrategia de alianza con el poder ha sido acertada o no. Sus actuales dirigentes están convencidos, frente a varias facciones internas muy críticas, de que los votantes premiarán su papel y que esta política sentará las bases para un proyecto futuro de “izquierda responsable”. Roy Campos augura que el PRD avanzará en los Estados de Puebla, Tlaxcala y Aguascalientes, pero corre el riesgo de perder el Ayuntamiento de Cancún.

El PRI, por su parte, confía en sacar rédito electoral del Pacto por México, cuyas primeras medidas -reforma educativa, de telecomunicaciones y financiera, entre otras- le ha permitido ofrecer una nueva imagen y dar un rumbo al país con la divisa de que un mayor crecimiento traerá una mejor distribución.

Pero mientras que las reformas tardarán en hacer efecto –de momento, la economía mexicana, sometida a un fuerte control del gasto por parte del Gobierno, se ha desacelerado y la previsión de crecimiento para este año ha sido rebajada oficialmente al 3,1%- y pueden acabar siendo más tibias de lo previsto por la complejidad de las negociaciones, el pasado sigue repercutiendo en el presente. Varios ex gobernadores priistas están inmersos en escándalos financieros por el saqueo de sus Estados o son buscados por la justicia por sus vínculos con el narcotráfico y la violencia ha puesto a Guerrero y Michoacán al borde del colapso.

Pese a todo, el analista Zepeda considera que “es probable un éxito del PRI” no tanto por sus propios méritos como por el estado “deplorable” en que se encuentran PAN y PRD “más divididos que nunca”. “Aunque la luna de miel de Peña Nieto con el público ya pasó, el contexto económico no ha mejorado y el Gobierno da una sensación creciente de que el problema de la inseguridad no es solo su primer desafío sino su primer fracaso, el PRI puede ganar porque la oposición se derrote sola”, afirma.