“Los gobernadores mexicanos se han convertido en pequeños señores feudales”

Graco Ramírez, gobernador del Estado mexicano de Morelos, define su trabajo como un “deporte de alto riesgo” en la complicadísima cancha de la realidad mexicana

El gobernador Graco Ramírez, en su despacho en Cuernavaca.
El gobernador Graco Ramírez, en su despacho en Cuernavaca.PEP COMPANYS

Probablemente no haya cargo más desprestigiado en el escenario político mexicano en los últimos tiempos que el de gobernador. Los escándalos protagonizados por ex mandatarios de los 32 Estados de la República se suceden con rutina: corrupción, despilfarro y presuntos vínculos con el narcotráfico se repiten en una lista que parece interminable, ayer Tamaulipas o Coahuila, hoy Tabasco, mañana…

Graco Ramírez, de 63 años, veterano militante de izquierda y gobernador del Estado de Morelos desde el pasado octubre tras ganar las elecciones como candidato del Partido de la Revolución Democrática (PRD), define su trabajo como un “deporte de alto riesgo” en la complicadísima cancha de la realidad mexicana. “Tras la desaparición del régimen presidencialista del PRI después de siete décadas”, explica, “se produjo una especie de feudalización del país. En los últimos 12 años los gobernadores se convirtieron en pequeños reyezuelos, señores feudales, que sin el control presidencial de antaño, sobre todo los priistas, hacían y deshacían a su antojo. Es una parte de la transición que hay que concluir ahora. Tenemos que plantearnos un nuevo arreglo con la federación y alcanzar un compromiso entre los gobernadores en el manejo financiero”.

La deuda los Estados asciende en el primer trimestre de este año a 436.242 millones de pesos (26.000 millones de euros), según la Secretaría de Hacienda. En el caso de Morelos, afirma el gobernador, la cantidad no es muy preocupante, unos 3.000 millones de pesos, el problema está en los municipios, donde llegó a dispararse. Graco Ramírez ha tomado medidas para acabar con la impunidad de los alcaldes y denunciado un desvío de recursos públicos por su antecesor de más de 900 millones. Considera que, más que al nuevo Gobierno, corresponde a la justicia dejar claro que “no hay intocables”. “El desprestigio de la clase política nos compete a todos, no es una cuestión de siglas, y tampoco es algo privativo de México”, afirma.

Morelos es un pequeño Estado del centro del país, sede del Ejército de Emiliano Zapata durante la Revolución Mexicana, y su capital, Cuernavaca, es por su cercanía al DF lugar habitual de vacaciones de miles de chilangos. También de los narcos. Hace años vivía allí Armando Carrillo, el Señor de los Cielos, muerto en 1997, y posteriormente se instaló el cartel de los Beltrán Leyva, hoy desmantelado. Allí fue asesinado en 2011 un hijo del poeta Javier Sicilia, que inició entonces una campaña nacional por la dignidad de las víctimas.

Si mala es la herencia económica, no mucho mejor fue la recibida en términos de seguridad. Graco Ramírez habla sin pelos en la lengua sobre sus antecesores del Partido Acción Nacional (PAN): “Al primero, su falta de experiencia política y proclividad a la frivolidad le llevó a vincularse con grupos delictivos; el segundo, hizo caso omiso a la seguridad”.

El gobernador asegura haber desmantelado dos carteles, los Rojos y los Guerreros Unidos, remanentes del de Beltrán Leyva, y detenido a ”cerca de 480 delincuentes responsables de 150 homicidios y de 60 secuestros”, pero, sobre todo, destaca su trabajo en prevención, recuperación del tejido social y coordinación de las fuerzas de seguridad bajo un mundo único. Morelos ha sido dividido en seis regiones, la policía depurada –el 60% no pasó la prueba de confianza- y subido el sueldo de los agentes hasta 15.000 pesos al mes (casi 900 euros).

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

¿No ha tenido que pactar con el narco? “Hubo ofertas de contactos, insinuaciones por diversos conductos como que acudiera a fiestas a las que asisten empresarios y artistas, pero mi trayectoria como ciudadano y como gobernador ha sido clara: jamás he transigido”.

El gobernador está empeñado en que sea un éxito el llamado Escudo Centro –un proyecto de coordinación entre las fuerzas de seguridad y judiciales de los Estados de México, Morelos, Guerrero, Tlaxcala, Hidalgo, Puebla y el DF-y en reformar las estructuras de su propia entidad. Sobre el primero, afirma que se está avanzando y ya piensa en ampliar su agenda a otros temas como el medioambiente. Sobre el segundo, acaba de estrenar una nueva fiscalía, despolitizada y con verdadera capacidad forense, que por primera vez contará con una unidad de investigación para los crímenes de género.

Pero Graco Ramírez, además de gobernador, es uno de los barones de la siempre dividida izquierda mexicana. Se considera de la “izquierda responsable”, en las antípodas de la de Andrés Manuel López Obrador (AMLO). “Me distancié cuando tras perder las elecciones de 2006 se declaró presidente legítimo. Su negativa a participar en el sistema hizo que el PRI se convirtiera entonces en el partido de la estabilidad. El tiempo me dio la razón y cuando vi los resultados de 2012 me di cuenta de que la izquierda no podía ser su rehén. El problema era el candidato, no nuestro programa”.

La diferente interpretación de los resultados en las presidenciales de 2012 motivó en otoño la ruptura entre el PRD y el Movimiento Regeneración Nacional (Morena), de López Obrador, y un cabo suelto, Marcelo Ebrard, ex jefe del Gobierno del DF, quien mantiene una ambigüedad calculada hacia el Pacto por México, la agenda de reformas consensuada entre el PRI, el PAN y el PRD. “López Obrador está construyendo su iglesia política, lo que dice es palabra de Dios, y el que no está de acuerdo con él, está contra él. A Ebrard, le faltó coraje político para ser el candidato presidencial, pero no se le puede descartar para las elecciones de 2018”.

Defiende con firmeza el Pacto por México porque “su agenda no es la del PRI, sino la de la izquierda”, como demuestran, en su opinión, la reforma de las telecomunicaciones para introducir competencia en el sector, la educativa -“los cómplices de Elba Esther Gordillo [la poderosa líder del sindicato de maestros encarcelada por corrupción] eran el PRI y el PAN, no nosotros”- o las que están llegar, la energética y la fiscal. “Pemex tiene que dejar de ser una agencia de recaudación y la reforma fiscal no es solo el IVA, hay que gravar a los grandes capitales y acabar con los privilegios”. Y añade: “El Pacto no lo está capitalizando el presidente Peña Nieto. La mayoría progresista de este país, y así lo atestiguan las encuestas, está de acuerdo con que estemos en él. La izquierda tiene muchos tabúes. Debe abrir el debate de su modernización. Las próximas elecciones se decidirán entre el PRI y el PRD”.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS