Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Ejército francés empieza la retirada masiva de sus tropas en Malí

París reducirá gradualmente el destacamento militar en su excolonia cuatro meses después de su intervención para expulsar a los rebeldes islamistas

Un convoy de tropas francesas tras los combates en Gao, al norte del país, en febrero pasado
Un convoy de tropas francesas tras los combates en Gao, al norte del país, en febrero pasado EFE

El ejército francés inicia hoy el repliegue masivo de sus tropas en Malí, cuatro meses después de que comenzara la intervención militar para expulsar a los rebeldes islamistas del norte del país africano.

Un convoy de 80 camiones abandonará en las próximas horas la base francesa cercana a la capital, Bamako, y se dirigirá hacia el sur, hasta Costa de Marfil. La intención de París de ceder gradualmente las competencias de seguridad al Ejército maliense y a la fuerza de paz de Naciones Unidas que se desplegará en el país antes de las elecciones de julio.

La retirada tiene lugar dos días después de que los rebeldes islamistas acabaran con la vida de 21 personas en un ataque contra un campamento militar en Agadez, y mataran a otra persona una mina de uranio gestionada por Areva en Arlit, al norte de la vecina Níger.

La retirada tiene lugar dos días después de que los rebeldes islamistas acabaran con la vida de 21 personas en un ataque contra un campamento militar en Agadez

El convoy de Bamako a Abiyán, según informó el Ejército, transporta equipos y vehículos cuyo uso se considera excesivo para la intervención. Los tanques y el resto de vehículos pesados permanecerán en el norte de Malí por ahora.

Francia todavía mantiene 3.800 soldados en su antigua colonia, que espera reducir a 2.000 en septiembre y a 1.000 a finales de año, cuando París compartirá las tareas de protección con la Misión de Estabilización Multidimensional Integrada de Naciones Unidas para Malí (MINUSMA), compuesta por 11.200 soldados y 1.440 agentes de policía.

La Operación Serval, ordenada por el presidente François Hollande en enero, ha servido para desalojar del norte de Malí a los grupos terroristas islamistas y tuaregs que habían declarado la sharía (ley radical islámica) en las ciudades más importantes de esa inmensa zona, como Gao y Tombuctú.

 Los ataques de la aviación y de las fuerzas terrestres permitieron al ejército nacional reconquistar los bastiones de los combatientes integristas, que tras refugiarse en el macizo de las Ifogas y en países fronterizos cambiaron de estrategia y comenzaron a lanzar ataques suicidas.