Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Nueve turcos detenidos por el atentado en la frontera con Siria

Ankara insiste en la culpabilidad del régimen de Damasco en el doble atentado que causó 46 muertos

Entierro de una de las víctimas.

Las autoridades turcas han detenido a nueve sospechosos de haber perpetrado el doble atentado que el sábado provocó la muerte de 46 personas, incluyendo al presunto cabecilla del grupo. Todos los detenidos son de nacionalidad turca pero el Gobierno insiste en que forman parte de un grupo relacionado con los servicios de inteligencia del régimen del presidente Bachar el Asad.

“Lo digo muy claramente: los ataques fueron llevados a cabo por un grupo terrorista estrechamente vinculado a la mujabarat [inteligencia] siria”, ha declarado hoy en rueda de prensa el ministro del Interior, Muammer Güler. La participación de los nueve detenidos en los atentados se estableció “a través de sus propios testimonios y confesiones”, ha añadido en la misma comparecencia el viceprimer ministro Besir Atalay.

Por su parte, Damasco niega cualquier relación con los ataques. “Siria no cometió y nunca cometería tales actos porque nuestros valores no nos lo permiten”, ha afirmado el ministro de Información sirio, Omran el Zubi.

El sábado, dos enormes explosiones provocadas por dos coches bomba en la localidad de Reyhanli, en el sur de Turquía junto a la frontera con Siria, causaron la muerte de 46 personas y dejaron más de 100 heridos, según las cifras de las autoridades turcas.

Unos 25.000 sirios se han refugiado en Reyhanli huyendo de la guerra en su país. La localidad sirve de paso fronterizo entre Turquía y Siria y es lugar de tránsito para material humanitario y también para los rebeldes sirios. Desde el inicio del conflicto en marzo de 2011, el Gobierno turco ha sido uno de los más críticos con el régimen de El Asad y ha dado su apoyo a diferentes grupos rebeldes.

La situación ha seguido tensa hoy en Reyhanli durante los funerales de las víctimas. Familiares de las personas fallecidas responsabilizaron al Gobierno turco de la masacre “por no haber tomado las medidas adecuadas en la frontera”, según la prensa local.

Otros residentes de Reyhanli culparon de las explosiones a los propios refugiados sirios. Algunos de ellos y también coches con matrícula siria fueron atacados tras los atentados. Unos días antes, jóvenes turcos y sirios se habían enzarzado en una pelea en la ciudad. “Quienes dicen que el incidente fue llevado a cabo por refugiados y que Turquía se ha equivocado en su política hacia Siria están cometiendo un crimen contra la comunidad”, ha declarado el ministro de Exteriores turco, Ahmet Davutoglu. “Cualquier persona que se refugie en Turquía es nuestro invitado”, ha insistido desde Berlín, donde está de visita oficial, y ha añadido que los atentados “muestran la urgencia de encontrar una solución” al conflicto en Siria.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información