Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

El número de fallecidos en el derrumbe de Bangladesh supera los 600

Las autoridades han cerrado otra fábrica cercana porque el inmueble presentaba grietas

Las grúas ayudan en las tareas de desescombro del edificio derrumbado.
Las grúas ayudan en las tareas de desescombro del edificio derrumbado.

El trágico derrumbe la semana pasada de un complejo textil en Bangladesh en el que se producía ropa para marcas internacionales ha causado más de 600 muertos, según el último recuento difundido este viernes por las autoridades, que han cerrado otra fábrica cercana porque el inmueble presentaba grietas. La cifra de víctimas podría aumentar dado que un número indeterminado de trabajadores continúan en paradero desconocido, probablemente sepultados bajo la enorme masa escombros. Se han contabilizado 2.437 personas heridas de diversa consideración que se encontraban en la mole de nueve plantas ubicado en la localidad vecina a Dacca de Savar.

Las autoridades estiman que habría unas 3.000 personas en su interior que fueron obligadas a trabajar pese a que la policía había advertido un día antes de la existencia de grietas en las paredes.

Se trata de la mayor tragedia industrial de la historia del país asiático, una actividad que ocupa a cuatro millones de bangladeshíes y que representa el 17% del PIB de aquel país. El edificio fue construido inicialmente con cinco plantas y a su estructura se añadieron tres para dar una mayor capacidad industrial ante la pujante demanda en un sector en el que los trabajadores cobran unos 32 euros al mes. 

La dimensión y las causas de la tragedia han provocado las protestas de activistas de todo el mundo, que apuntan a las multinacionales de la moda que encargan productos made in Bangladesh a factorías como la derrumbada. El Corte Inglés confirmó en una nota que se han producido "un número reducido de prendas" en una de las cuatro fábricas del edificio. La empresa española explicó que la "fábrica había pasado una auditoria social en el marco de BSCI" y atribuye a las autoridades locales la responsabilidad de las inspecciones técnicas de los edificios. Otras grandes empresas, como la británica Primark, la canadiense Loblaw y la danesa Group PWT admitieron que en el edificio derrumbado se elaboraban sus encargos.

Otras tragedias recientes habían dejado sobre aviso a tanto a las autoridades locales como las empresas textiles. El pasado noviembre, dos incendios en fábricas textiles dejaron 112 muertos y más de 200 heridos. Las pésimas condiciones de trabajo que provocaron los siniestros encendieron las protestas de los trabajadores, que iniciaron una cadena de manifestaciones finales de año. Entre 2006 y 2012, murieron más de medio millar de empleados del sector textil en Bangladesh.