Grupos civiles cuestionan la Gendarmería anunciada por Peña Nieto

Activistas a favor de las víctimas de la violencia piden al Gobierno mexicano que abra el debate sobre la creación de una Policía Nacional

Policía federal mexicana.
Policía federal mexicana.reuters

Una decena de organizaciones no gubernamentales, activistas y analistas han difundido este miércoles en México un comunicado en el que advierten de que la creación de una Gendarmería Nacional en México, anunciada en diciembre por el presidente Enrique Peña Nieto, no ha sido sometida a un debate “amplio e informado” sobre su coste y funciones. La formación del cuerpo policial, basado en el modelo de la Guardia Civil española y considerado como una de las piedras angulares de la estrategia de seguridad del nuevo Gobierno, ha sido “tomado a la ligera”, de acuerdo con el documento.

La Gendarmería, que inicialmente contaría con 10.000 miembros reclutados entre el Ejército y la Marina mexicanos, se ocupará de “fortalecer el control territorial así como de instalaciones estratégicas, aeropuertos y fronteras” y enfrentará “delitos de alto impacto” como la extorsión, el asesinato y el secuestro. Su creación es uno de los puntos del Pacto por México firmado por los líderes de los tres principales partidos del país el 2 de diciembre pasado, un día después de la investidura de Peña Nieto. Alejandro Hope, especialista en seguridad y uno de los firmantes de la carta junto con las organizaciones México SOS, el Instituto para la Seguridad y la Democracia y el activista Javier Sicilia, opina que la creación de esta policía de élite cambiará “el modelo de seguridad que ha funcionado en el país en los últimos 15 años” y que por ello requiere un debate profundo. “Hay dudas fundadas y razonables que no se han resuelto en meses sobre cómo se evitarán conflictos de competencia con la policía federal”, comenta. La Policía Federal mexicana, creada como Policía Federal Preventiva en 1999 durante el mandato de Ernesto Zedillo, aumentó de 6.000 a 36.000 agentes durante la presidencia de Felipe Calderón (2006-2012). El Gobierno actual ha insistido en que las funciones de la Gendarmería no reemplazarían las de la Policía Federal.

Los detalles de las funciones de la policía han sido “transmitidos por declaraciones de varios funcionarios públicos”, según detalla el comunicado. Los agentes, de formación castrense, actuarían bajo un mando civil. Hope también advierte de que las policías nacionales, como el caso de la Guardia Civil española, los Carabinieri italianos y la propia Gendarmería francesa, respondían a necesidades concretas de Estados con una población repartida en zonas rurales, no el caso de México donde “las ciudades concentran la mayor concentración de personas”. Señala incluso que en varios de los países europeos donde funcionaban estos grupos, las policías nacionales han disminuido o incluso desaparecido para recortar gastos, como en el caso de Grecia, Austria y Bélgica. El Congreso, que aún no ha debatido sobre la creación (y las consecuencias) de la Gendarmería, sí ha destinado para su formación una partida de 1.500 millones de pesos mexicanos (unos 121 millones de dólares) según los presupuestos de 2013.

Tampoco se ha especificado si el cuerpo policial sería aprobado por el Congreso o a través de un decreto administrativo. El propio comisionado Nacional de Seguridad de Peña Nieto, Manuel Mondragón y Kalb, reconoció frente al Senado el pasado 4 de marzo que desconocía la “figura jurídica o decreto” para formar la Gendarmería. “[La Gendarmería] se podría considerar como una policía sexenal [el mandato presidencial en México dura seis años]”, comenta Hope. El comunicado advierte de que la formación de este grupo por decreto “sería un error. La nueva corporación nacería con una estructura endeble y, sobre todo, con un déficit de legitimidad política y social”. El comisionado nacional de Seguridad dijo que se habían reclutado ya a 4.000 de los 10.000 miembros con los que planea fundar la Gendarmería, según una entrevista publicada por el diario Excélsior el jueves. El Gobierno mexicano espera que para 2018 el cuerpo policial cuente con 40.000 agentes. Este periódico ha intentado contactar sin éxito a un portavoz de la la Comisión Nacional de Seguridad para que detallara los entrenamientos y procesos de selección a los que son sometidos los candidatos a gendarmes. 

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete
Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS