Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Peña Nieto se olvida de los jóvenes mexicanos

A 118 días del comienzo de la administración el presidente no ha designado al titular del Instituto Mexicano de la Juventud

Miembros del movimiento Yo Soy 132, en una protesta.
Miembros del movimiento Yo Soy 132, en una protesta.

Organizaciones civiles han denunciado que, desde que el presidente Enrique Peña Nieto asumió el cargo en diciembre, ha olvidado designar al director del Instituto Mexicano de la Juventud (IMJUVE). A través de una petición pública en la web Change.org, publicada el lunes, nueve grupos ciudadanos han manifestado su preocupación por la falta de una agenda de políticas públicas dirigidas a 36 millones de mexicanos de entre 12 y 29 años. Hasta ahora, unos 275 firmantes se han adherido a la solicitud que será entregada a la Presidencia de la República.

Los activistas han señalado que el retraso en el nombramiento del titular del IMJUVE frena la implementación de programas y proyectos para uno de los sectores más vulnerables del país. Además de que temen que esta designación se haga sin consultar a grupos que analizan los temas relacionados con la juventud y recaiga en una persona sin los conocimientos para desempeñar el cargo. “No queremos que de un día al otro digan ya está la ley de juventud, ya está el titular del IMJUVE, sin que haya un diálogo previo ni con sociedad civil, ni con la academia o alguien que trabaje con las juventudes”, señala a este diario Mariana González, directora de proyectos de la Red Global de Acción Juvenil GYAN en México.

González asegura que tras la elección de Peña Nieto en julio pasado, su equipo de transición participó con las organizaciones civiles en la construcción de propuestas de políticas públicas para los jóvenes mexicanos, pero que tras tomar el cargo el presidente ha dejado a un lado el tema. Incluso el encargado de ser el enlace entre las asociaciones y el equipo de transición de Peña Nieto, Rafael Pacchiano, obtuvo un cargo en la Secretaría del Medio Ambiente y Recursos Naturales (SEMARNAT) al iniciar la administración y dejó sus actividades con las organizaciones, éstas se quedaron sin un interlocutor con el Gobierno.

Gloria Alcocer, directora ejecutiva de Fuerza Ciudadana, confirma que existió un intento del presidente Peña Nieto para trabajar sobre los temas de juventud y que tras el surgimiento del movimiento Yo Soy 132 se vio obligado a cambiar desde su lenguaje hasta su trato hacia ellos. Sin embargo, esto no se materializó con la designación de un titular del IMJUVE, ni con la elaboración de una agenda sobre el tema. “El mensaje de la administración pública hasta ahora es que los jóvenes siguen siendo deportes, festivalitos, cosas que realmente no tienen impacto en la calidad de vida de los jóvenes del país”, denuncia Alcocer.

La designación del director del IMJUVE es una responsabilidad directa de Peña Nieto. Su oficina de comunicación, consultada por este diario, ha señalado que se desconoce la fecha del nombramiento y la razones por las que aún no se ha hecho.

Según la OCDE, el 24,4% de los jóvenes en México ni estudia, ni trabaja, es decir hay unos 8 millones ninis. El mes pasado la Secretaría del Trabajo desveló que 1.300.000 mexicanos entre 14 y 29 años están desempleados. Muchos de ellos (un millón) optan por ganarse la vida a través de empleos informales. En el acceso a la salud, entre 2005 y 2010 el número de afiliados al sistema de seguridad social pasó de cubrir al 71% de los jóvenes a sólo el 44%, mientras que las filas de este grupo en el seguro popular (una cobertura de sanidad básica) crecieron un 30%. Unos 119.000 jóvenes habitan en las cárceles del país y unos 4 millones son vulnerables ante el crimen organizado, según la propuesta de la Ley Federal de la Juventud que se ha elaborado en el Senado mexicano.

El panorama de un futuro gris para los jóvenes mexicanos es una realidad para muchos de ellos. Alina Rosas, portavoz del movimiento Yo Soy 132, teme que las reformas emprendidas por el Gobierno de Peña Nieto ataquen a los jóvenes como ella, con menos oportunidades de las que ya tienen. “Estamos viendo cada vez menos posibilidades de éxito. La juventud hoy tiene que sobrevivir con salarios de 5.000 pesos mensuales (400 dólares). Es una generación que se las está viendo muy difícil en cuestión de educación, de acceso a salud y de derechos laborales”, expresa.