Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Hallado muerto en su casa el magnate ruso exiliado Boris Berezovsky

La policía investiga las causas del fallecimiento del magnate ruso, opositor a Putin

El empresario vivía en una mansión en Londres y había sufrido varios intentos de asesinato

Boris Berezovsky habla con la prensa a la salida de un tribunal de Londres el 31 de agosto de 2012.
Boris Berezovsky habla con la prensa a la salida de un tribunal de Londres el 31 de agosto de 2012. EFE

El exmagnate ruso Borís Berezovsky, uno de los más feroces opositores al presidente Vladímir Putin desde su exilio en Reino Unido, fue hallado muerto este sábado en la bañera de su mansión de Surrey, al sur de Londres, y en circunstancias que todavía se desconocen.

La personalidad del fallecido, de 67 años, ha desatado todo tipo de especulaciones que apuntan tanto a los numerosos intentos de asesinato de los que había sido objetivo, y que él atribuía a maniobras del Kremlin, como al precario estado de sus finanzas, que lo habían convertido en un ser aislado en los últimos tiempos.

Londres se ha convertido a lo largo de la última década en un centro de atracción para oligarcas rusos, y Berezovsky ejercía como jefe de filas entre el nutrido sector de los caídos en desgracia ante el régimen de Putin, una mezcolanza entre opositores perseguidos por sus actividades y personajes de dudoso pasado que intentaban escapar del brazo de la justicia de su país.

Él mismo encarnaba una simbiosis de esas dos caras: el antiguo matemático y luego vendedor de coches de lujo que hizo fortuna durante la era de las privatizaciones en la Rusia de los años noventa, a la sombra del entonces presidente Borís Yeltsin, y el autoexiliado forzado en 2000 a buscar protección en suelo británico cuando sus intereses comenzaron a colisionar con los de Putin, el nuevo hombre fuerte de Rusia y cuyo poder todavía perdura hoy.

"He perdido el sentido de la vida"

P. B. / Moscú

“No sé qué hacer. Tengo 67 años y no sé que hacer en adelante”, dijo Borís Berezovsky al periodista Iliá Zhégulev, de la revista Forbes, en una conversación en un hotel de Londres pocas horas antes de morir. Fragmentos de la entrevista, que Berezovsky prohibió publicar, fueron difundidos anoche en la versión de Internet de la revista (ruso). En el transcurso de la conversación, el oligarca aseguró que la vida había perdido el sentido para él.

“Volver a Rusia… No hay nada que desee tanto como volver a Rusia. Incluso cuando iniciaron una investigación criminal [contra mí], quise volver a Rusia. (…) y me quedé (en Londres) sólo por consejo de Yelena Bonner (la viuda ya fallecida del premio Nóbel de la Paz, Andréi Sájarov). “Lo más importante es que no valoré que para mí, Rusia es tan importante que no puedo ser un emigrante”, señaló, según la versión difundida en Internet.

“He cambiado muchas de mis opiniones (…) Esto se refiere a Rusia y a Occidente. Yo me imaginaba la posibilidad de construir la democracia en Rusia de una forma totalmente idealista. Y de forma idealista me imaginaba también la democracia en el centro de Europa. Infravaloré la inercia de Rusia y sobrevaloré mucho a Occidente. Y esto sucedió paulatinamente. Cambié mi idea sobre el camino de Rusia… No debería haberme marchado de Rusia”.

Refiriéndose al oligarca Mijaíl Jodorkovski (encarcelado en Rusia), Berezovski dijo “Jodorkovski se ha mantenido”. “Esto no significa que yo me haya perdido. Pero yo he sufrido bastante más cambios de opinión, decepciones. Jodorkovski, menos.” Y sentenció: “ Yo… perdí el sentido…de la vida. No quiero dedicarme a la política”. A la pregunta sobre qué iba a hacer, Berezovski respondió: “No sé que hacer. Tengo 67 años y no sé qué hacer en adelante”.

Berezovsky siempre se presentó a sí mismo como un opositor político, víctima de las maniobras del Kremlin, pero su figura suscitaba grandes interrogantes. Desde que recalara como residente en el Reino Unido su nombre se ha visto ligado a oscuros sucesos que convulsionaron la capital británica, como la muerte del exespía ruso Alexander Litvinenko, quien colaboraba con él cuando hace siete años fue envenenado con polonio radioactivo en Londres, o el más reciente atentado fallido contra Ahmed Zakáyev, uno de sus más estrechos allegados e integrante de lo que la prensa local ha apodado el Círculo de Londres. El propio Berezovsky había logrado sobrevivir a varias tentativas contra su vida, incluida una bomba colocada en su coche que decapitó al chófer.

El último episodio que convirtió a Boris Berezovsky en protagonista de los titulares de la prensa se produjo el año pasado y no tuvo relación alguna con la violencia que ha golpeado a su entorno, sino con el menguante estado de su fortuna. El magnate a quien Yeltsin facilitara en su día la propiedad de la petrolera Sibneft se enfrentaba en los tribunales de Londres a su antiguo asociado, un poderosísimo oligarca afín al régimen de Putin y, hoy por hoy, entre los hombres más ricos del mundo, Roman Abramovich. Presentó un litigio contra Abramovich, a quien acusó de haber forzado a malvender sus acciones en aquella compañía, y no sólo perdió, sino que fue ridiculizado por el juez que instruía la causa y que lo caracterizó como un testigo muy poco fiable.

Ese fue el punto de inflexión en la singladura de un Berezovsky arruinado, al menos según los parámetros a los que estaba acostumbrado, forzado incluso a vender hace unos meses un retrato de Lenin que llevaba la firma de Andy Warhol para encarar sus deudas. También abandonado por su compañera Yelen Gorbunova, quien meses atrás le reclamó ante la justicia millones de libras procedentes de la venta de una fabulosa mansión que compartían.

Empresario, multimillonario, maestro a la hora de mover los hilos políticos adecuados, y finalmente exiliado de lujo, Boris Berezovsky se había quedado sólo cuando le sobrevino la muerte por unas causas que la policía británica deberá determinar.