Un grupo rebelde sirio secuestra a 21 soldados de paz de la ONU en el Golán

Los 21 son de nacionalidad filipina. El Consejo de Seguridad exige su liberación inmediata.

Imagen del vídeo en el que los milicianos rebeldes se atribuyen el secuestro de 20 cascos azules.
Imagen del vídeo en el que los milicianos rebeldes se atribuyen el secuestro de 20 cascos azules. - / AFP

Un grupo de 30 rebeldes sirios secuestró este martes a 21 soldados de las fuerzas de paz de la Organización de Naciones Unidas, de nacionalidad filipina, mientras inspeccionaban un puesto de observación dañado en la frontera de los Altos del Golán, ocupados por Israel en la guerra de 1967. Es la primera ocasión en la que los rebeldes sirios cometen un acto de hostilidad hacia los cascos azules, que controlan un área desmilitarizada en la zona. En las pasadas semanas Israel ha aumentado su nivel de alerta en esa frontera, considerada una de las más estables en las pasadas décadas.

Los soldados secuestrados pertenecen a la Fuerza de las Naciones Unidas de Observación de la Separación (FNUOS), creada por el Consejo de Seguridad de la ONU en 1974 para controlar una zona desmilitarizada entre la frontera de Siria y los territorios ocupados por Israel en 1967. El contingente consta de 1.011 soldados, que en la actualidad proceden de los Ejércitos de Filipinas, India, Croacia y Australia. Desde que se formara la misión, hace casi cuatro décadas, han fallecido en total 43 soldados y un civil en misiones de paz en el Golán.

“Los miembros del Consejo de Seguridad exigen la liberación incondicional e inmediata de las fuerzas de paz detenidas y hacen un llamamiento a todas las partes a que cooperen con FNUOS de buena voluntad, y que le permitan operar con libertad y den garantías de la seguridad de su personal”, dijo Vitali Churkin, embajador de Rusia ante la ONU, en un comunicado leído este martes ante los medios en Nueva York. Rusia preside este mes el Consejo de Seguridad. Aliada de Bachar El Asad, ha ejercido en el pasado su poder de veto en ese organismo para evitar resoluciones de condena al régimen sirio.

El Observatorio Sirio de los Derechos Humanos, una organización opositora radicada en Londres, mantiene que los responsables del secuestro son las brigadas de los Mártires de Al Yarmouk. Éstas enviaron un vídeo al Observatorio en el que un miliciano informa del secuestro y dice que la condición para la liberación es que “las fuerzas del régimen de Bachar El Asad se retiren de las inmediaciones de la villa de Jamla”. “Si no hay una retirada, les trataremos como prisioneros”, añade, acusando a los cascos azules de ser colaboradores del régimen.

Jamla se halla a algo más de un kilómetro de la zona desmilitarizada y ha sido escenario, en las pasadas semanas, de enfrentamientos entre los rebeldes y el régimen. El Ejército y los servicios de inteligencia de Israel consideran que grupos yihadistas radicales están aprovechando los avances rebeldes para fortificarse en la zona, con la intención última de desestabilizar los Altos del Golán y atacar a Israel. El sábado cayeron cuatro proyectiles de mortero en esa zona ocupada por Israel, sin causar heridos.

Únete ahora a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites

Suscríbete aquí

El lunes, el embajador de Israel ante la ONU, Ron Prosor, envió una carta al Consejo de Seguridad en la que aseguraba que la comunidad internacional no puede esperar que su país “se mantenga inactivo mientras las vidas de sus ciudadanos se ponen en riesgo por las acciones temerarias del Gobierno sirio”. “Hasta ahora, Israel ha mostrado una gran moderación”, añadió. Técnicamente, Siria e Israel se hallan aún en guerra. En enero, la Fuerza Aérea de Israel atacó un objetivo militar sirio en Damasco. La inteligencia norteamericana cree que se destruyó un convoy cargado con misiles que se dirigía a Líbano.

El jueves, el Gobierno de Croacia dijo que tiene la intención de retirar a los 98 soldados que tiene en la misión de paz de FNUOS en el Golán. La decisión vino motivada porque el diario The New York Times publicó el mes pasado que Arabia Saudí había comprado armas a Croacia para entregárselas a los rebeldes que luchan contra El Asad. El Gobierno del primer ministro Zoran Milanovic, que ha negado que esa venta tuviera lugar, teme las represalias del régimen sirio y ha decidido que no es seguro para sus solados patrullar en el Golán.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50