Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Así afectarían los recortes a las diferentes áreas del presupuesto federal

La cúpula del Capitolio en Washington, D.C.
La cúpula del Capitolio en Washington, D.C. AFP

Las fallidas negociaciones entre la Casa Blanca, el Partido Demócrata y el Partido Republicano que desde el verano de 2011 buscan sin éxito un acuerdo sobre la financiación del Gobierno federal, el límite de la deuda pública y el nivel de impuestos que deben pagar los ciudadanos, siempre contaron con el mismo destino en el horizonte: el secuestro -sequester, en inglés- del presupuesto.

El presidente Barack Obama y la oposición acordaron que si las conversaciones no terminaban en un acuerdo, el 1 de marzo entrarían en vigor unos recortes equivalentes a 1,2 billones de dólares en los próximos 10 años -entre el 8% y el 9% del presupuesto total- y que afectarán a los principales programas públicos del país. Lo que entonces se entendió como una amenaza tan grave que obligaría a llegar a un acuerdo antes de esta fecha, parece ahora inevitable. A continuación detallamos los departamentos que verían recortado su presupuesto:

Defensa

El Pentágono perdería 55.000 millones de dólares en su presupuesto durante este primer año, algo que Obama ya ha definido como una seria amenaza para la seguridad nacional. La pasada semana, el presidente anunció que se había cancelado el desplazamiento de un portaaviones al Golfo Pérsico ante la incertidumbre económica y los problemas de financiación que puede imponer el secuestro del presupuesto.

Seguridad

Los recortes en materia de seguridad nacional ascienden, por ejemplo, a 3.500 millones en compras de aeronaves para las Fuerzas Aéreas y la Marina, 13.500 millones de dólares en operaciones y 6.300 millones de dólares en investigación militar. La seguridad en la frontera, responsabilidad del Departamento de Seguridad Nacional, perderá casi 600 millones de dólares; mientras que la de los aeropuertos también se reducirá en 323 millones de dólares y el FBI verá recortado su presupuesto en 480 millones de dólares.

La Oficina de Presupuesto determinó en un informe de 2012 que el Departamento de Seguridad Nacional perdería al menos 90 millones de dólares solo en programas específicos para programas encargados de proteger a EE UU de ciberataques. Este recorte puede ser especialmente importante en un momento en el que el presidente Obama intenta impulsar la defensa del país en el ámbito digital tras los recientes ataques recibidos en varias infraestructuras tanto públicas como privadas.

Salud

El secuestro supone un recorte de 11.000 millones de dólares en el programa Medicare, que cubre los gastos médicos de ciudadanos de la tercera edad. Ni demócratas ni republicanos quieren que este sistema se vea impactado, pero esto no ha logrado que no lleguen a un acuerdo. El Instituto Nacional de Salud, por su parte, perdería 1.600 millones de dólares que podrían afectar especialmente a la investigación, mientras que el Centro de Control y Prevención de Enfermedades vería reducido su presupuesto en 323 millones de dólares.

El Departamento de Salud ha advertido además que miles de mujeres y niños en familias con ingresos más bajos y que dependen de la asistencia de programas públicos podrían perderlos si termina produciéndose el secuestro. Éste también impondría duras consecuencias para servicios a personas sin hogar, pacientes de SIDA, enfermos mentales y ciudadanos que reciben, entre otras ayudas, cupones de comida.

Educación

Los estudiantes que dependen de becas y ayudas del Gobierno federal sufrirán el recorte en 725 millones de dólares para aquellos centros con un alto porcentaje de alumnos de familias sin recursos -23 millones de estudiantes en todo el país- o que acuden a escuelas de Educación Especial -más de 6 millones.

Empleo

La Oficina de Presupuesto del Congreso estima que solo en 2013, EE UU podría perder 750.000 empleos públicos, aunque otras valoraciones elevan la cifra a dos millones, al tener en cuenta los puestos de trabajo que destruirían empresas contratadas por diferentes departamentos del Gobierno federal. Por otro lado, el presupuesto para las indemnizaciones por desempleo perderá 26.000 millones de dólares.

Más información