Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

El PKK se retirará de territorio turco hacia Irak, según la prensa turca

El diario Sabah, cercano al Gobierno, asegura que el líder del PKK, Ocalan, hará un llamamiento al alto el fuego

La retirada del grupo terrorista hacia el norte de Irak comenzará en marzo

El PKK niega que sus militantes vayan a abandonar el territorio turco

El Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK, en kurdo) ha negado las informaciones publicadas este jueves por la prensa turca que señalan que sus militantes van a abandonar el territorio turco en las próximas semanas. El PKK calificó estas informaciones de "mentiras", dijo que forman parte de una "guerra psicológica" y también negó que el Gobierno estuviera en contacto con sus militantes en sus bases en el norte de Irak, según un comunicado que recogió hoy la agencia Reuters.

El Gobierno turco y el líder y uno de los fundadores del PKK, Abdalá Ocalan, ahora en prisión, iniciaron a finales del año pasado una serie de conversaciones encaminadas a poner fin a un conflicto armado entre ambas partes que comenzó en 1984 y ha costado la vida a más de 40.000 personas, la mayoría militantes kurdos y población civil. Turquía, la Unión Europea y Estados Unidos consideran el PKK una organización terrorista.

El diario turco Sabah, cercano al Gobierno, publicó este jueves que los militantes del PKK empezarían a retirarse de Turquía hacia el norte de Irak a primeros de marzo y que ya se habrían marchado el día 21 de ese mes. Además, Ocalan se dispondría a pedir al PKK que declarara un alto el fuego en los próximos 10 días, todo según este diario, que no citaba sus fuentes.

En los últimos dos días, habían ido apareciendo informaciones en este sentido en la prensa turca, aunque no tan concretas. El diario Taraf, más independiente, había asegurado que el PKK se disponía a anunciar que 20 de sus militantes iban a abandonar las armas y a marcharse de Turquía para mostrar el apoyo de Qandil al proceso.

Qandil es un enclave montañoso en el norte de Irak donde el PKK tiene su cuartel general. Se estima que en la actualidad hay entre 4.000 y 4.500 militantes del PKK y que más de la mitad de ellos están establecidos en el norte de Irak.

El periódico Hurriyet había ido más allá y había publicado que unos 100 militantes del PKK iban a dejar las armas y a abandonar territorio turco como un gesto de buena voluntad dentro del marco de las conversaciones de paz. Este diario también señalaba que el PKK estaba esperando a que lo anunciara Ocalan, encarcelado desde 1999 y que cumple cadena perpetua en una prisión en la isla de Imrali.

Por el momento, ni miembros del Gobierno ni del principal partido legal pro-kurdo, el Partido para la Paz y la Democracia (BDP, en turco), que también está en contacto con Ocalan, se han pronunciado sobre estas informaciones. Ninguno de los tres periódicos había nombrado sus fuentes.

Para el Gobierno, el principal objetivo de las conversaciones con Ocalan es el desarme del PKK y que sus militantes abandonen Turquía. Por su parte, Ocalan y otros representantes del PKK exigen una mayor autonomía para la región mayoritariamente kurda del sudeste de Turquía y el reconocimiento de toda una serie de derechos sociales y políticos para el pueblo kurdo. En Turquía hay unos 15 millones de kurdos, que conforman la principal minoría del país y suponen alrededor de un 20% de la población.

Uno de estos derechos era la posibilidad de usar el idioma kurdo en los tribunales. Precisamente, la semana pasada el Parlamento turco aprobó una ley que por primera vez recoge expresamente el derecho de los ciudadanos turcos a defenderse en la corte en su idioma materno si éste es diferente del turco.

En esta línea, el proceso de paz había provocado un clima de cauto optimismo en Turquía que incluso pareció superar los asesinatos este mes en París de tres miembros del PKK, un suceso que buscaba enrarecer las conversaciones, según ambas partes.