Un grupo de islamistas ataca un oleoducto en el norte de Argelia

Dos guardias han muerto y hay siete heridos, según una fuente de la seguridad argelina

Imagen en la que se ve al jefe de Al Qaeda en el Magreb Islámico, Abdelmalek Droukdel (el cuarto por la izquierda) , durante una reunión en el norte de Argelia en 2010.
Imagen en la que se ve al jefe de Al Qaeda en el Magreb Islámico, Abdelmalek Droukdel (el cuarto por la izquierda) , durante una reunión en el norte de Argelia en 2010.

Un grupo de supuestos islamistas radicales, han atacado un oleoducto en el norte de Argelia este domingo por la noche, según ha informado a Reuters una fuente de la seguridad argelina. Según esa información, dos guardias de la instalación han muerto y siete personas han resultado heridas en el ataque.

La región de Djebahia, a unos 70 kilómetros al este de la capital, Argel, es un bastión del grupo terrorista Al Qaeda en el Magreb Islámico, la organización que hace dos semanas asaltó una planta de gas en el sur del país en el que murieron 37 trabajadores extranjeros. La misma fuente ha señalado que se cree que el líder de AQMI, Abdelmalek Droukdel, se encuenta en esa zona, en un triángulo entre las ciudades de Boumerdes, Bouira y Tizi Ouzou.

Ataques como el perpetrado contra el oleoducto en la noche del domingo son poco frecuentes en el norte del país. La fuerte presencia de fuerzas de seguridad en esa parte de Argelia ha empujado a AQMI a realizar sus acciones cada vez más al sur.

"En comparación con el ataque de In Amenas, esto es un suceso menor", ha declarado a Reuters una fuente de seguridad que ha pedido permanecer en el anonimato, en referencia al asalto a la planta de gas. Al parecer, Droukdel ha limitado su contacto con otros miembros veteranos del grupo situados en otras zonas del país. "No hay prácticamente contacto, y una prueba de ello es que no hay armas libias entre los militantes de AQIM en el norte". Los atacantes de In Amenas, en cambio, utilizaron armamento que habían pasado por la frontera del desierto entre Argelia y Libia.

AQMI, que controla junto con otros grupos islamistas la región del norte de Malí conocida como Azawad, secuestró la planta gasística en el sur de Argelia como represalia por la intervención militar de Francia en el conflicto maliense. El Ejército francés apoya a Bamako en su lucha contra los islamistas desde mediados de enero, lo que ha desatado el temor a que grupos como AQMI atenten en países europeos.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete
Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS