Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

“Un amigo logró escapar pero murió de un ataque cardiaco al salir”

Dos supervivientes relatan el horror en el incendio de una discoteca en Brasil

Familiares de las víctimas del incendio. Ver fotogalería
Familiares de las víctimas del incendio. AFP

Ellos pudieron huir in extremis y contar el horror vivido en la discoteca mientras la trampa de humos tóxicos asfixiaba a sus compañeros. “Estaba muy cerca del escenario y vi todo desde el principio”, cuenta Ana Paula Muller, testigo del suceso, citada por AFP. "Todo comenzó con una bengala lanzada por el cantante que alcanzó el techo. El fuego empezó. Y todo transcurrió muy rápido".

Lo acontecido luego fue una de las mayores tragedias vividas en los últimos años en Brasil: el incendio de una discoteca en Santa Maria, ciudad universitaria del sur del país, dejaba, según el último balance 233 muertos y 116 heridos.

Todavía muy afectada, esta estudiante de ingeniería civil de 19 años, contaba por teléfono cómo poco a poco se había abierto paso a través de una multitud enloquecida por el pánico. "Más o menos a mitad de camino hacia la salida miré hacia atrás. Todo estaba negro de humo. Me caí. Pero logré levantarme. Vi a otros caer, pero en los momentos de terror nadie piensa en los demás".

"Un amigo que estaba junto a nosotros ha conseguido salir también pero de pronto sufrió un ataque cardiaco y no pudo resistir. Perdí también a un compañero de la facultad", cuenta Ana. En el momento de la tragedia, el segundo incendio más mortífero de la historia del país, decenas de estudiantes celebraban una fiesta universitaria.

Otra testigo, Rocheli Brondani, recuerda también con precisión en el momento en que la noche se convirtió en pesadilla. "Miré el techo y vi que había llamas. Todo fue muy rápido. Salí corriendo sin ayudar a mi amiga, no me di la vuelta. Y logré escapar sana y salva. Brondani recuerda que el personal de seguridad no sabía al principio qué estaba pasando. Primero pensaban que había una pelea y entonces se dieron cuenta de que había un fuego".

"He visto personas heridas y vomitando. Mi amiga fue pisoteada pero sobrevivió. Me contó que mientras los clientes se acercaban a la puerta iban cayendo como fichas de dominó". Brondani es también estudiante de Ingeniería Civil en la Universidad Federal de Santa María, a la que pertenecían la mayoría de los participantes en la fiesta.

Más información