Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

EE UU comparte la preocupación de Francia por la inestabilidad en la región

Los militares estadounidenses no pisarán territorio malí

La secretaria de Estado, Hillary Clinton, durante un acto reciente en su Departamento.
La secretaria de Estado, Hillary Clinton, durante un acto reciente en su Departamento. AFP

La Casa Blanca afirmó este jueves que Estados Unidos está trabajando con Francia en su operación en Malí para detener el avance de los rebeldes tuareg e islamistas que desde hace un año controlan el norte del país. Según su portavoz, Jay Carney, el apoyo estadounidense a las fuerzas francesas será de carácter “logístico y de inteligencia”.

La secretaria de Estado, Hillary Clinton, enmarcó este jueves el secuestro en Argellia de varios occidentales -entre ellos varios estadounidenses- y los últimos acontecimientos en Malí como “parte del continuo desafío estratégico” que EE UU mantiene en el norte de África. “La inestabilidad en Malí ha creado la oportunidad para que grupos terroristas encuentren un refugio en la región”, afirmó Clinton. “Hemos tenido éxito al disminuir la influencia de Al Qaeda en otras zonas, pero existe un esfuerzo continuo por parte de los grupos terroristas para destruir la estabilidad, la paz y la seguridad de los ciudadanos de la región”.

“Compartimos los objetivos de Francia en Malí y trabajamos con Francia para darle apoyo”, aseguró Carney en la Casa Blanca. El Departamento de Estado también adelantó que fuerzas estadounidenses están colaborando con Francia en el despliegue de material en la región, aunque los militares americanos no pisarán territorio malí.

Las autoridades estadounidenses siguen con detalle el desarrollo de las operaciones en la planta energética de Argelia donde este miércoles fueron secuestrados varias decenas de occidentales y cuya situación aún no ha quedado esclarecida. Según el portavoz de la Casa Blanca, han recibido información sobre los diversos grupos afiliados a Al Qaeda y que reivindican la autoridad del ataque, lanzado en represalia por las ofensiva francesa en Malí, pero todavía no han podido verificarlos. Carney no confirmó si la situación en Argelia tendrá impacto alguno en el apoyo de EE UU a las fuerzas francesas desplegadas en el país africano.

Existe un esfuerzo continuo por parte de los grupos terroristas para destruir la estabilidad, la paz y la seguridad de los ciudadanos de la región"

Hillaary Clinton, secretaria de EE UU

Clinton sí pidió este jueves que se entienda este episodio dentro del contexto regional y de la lucha contra el terrorismo. Según la secretaria de Estado, el objetivo de EE UU es que la liberación de los rehenes tenga lugar con la menor pérdida de vidas posibles. “Cuando esto termine, sabremos que seguimos enfrentándonos a una amenaza continua y que debemos trabajar permanentemente para acabar con Al Qaeda en el Norte de África”, aseguró la responsable de la diplomacia estadounidense.

“Una de nuestras prioridades durante en los últimos cuatro años ha sido la seguridad y la estabilidad en esta región”, afirmó Clinton. “Hemos trabajado con varios países para resolver estos asuntos y hemos creado redes regionales para evitar que surjan grupos terroristas que operan en una nación pero que después pueden cruzar fácilmente sus fronteras hacia otros territorios”.

La portavoz del Departamento de Estado, Victoria Nuland, también anunció este jueves que el país ha enviado a varios equipos de entrenamiento a los diferentes países que colaboran con Francia en el terreno. Aunque la portavoz no especificó un número concreto de países colaboradores ni los destinos específicos de los norteamericanos, sí aseguró que son cerca de una docena países y que llegarán este fin de semana.

Nuland ha explicado en los últimos días que EE UU se mantenía en estrecho contacto con las autoridades francesas para estudiar las posibles formas de colaboración con sus operaciones en Malí. Como también ha insistido la Casa Blanca, esta cooperación está limitada a la entrega de información y datos de inteligencia recabados por las fuerzas norteamericanas en la región y en ningún momento supondrá el despliegue de tropas estadounidenses.