Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Tercer día de ataques a la policía en Belfast tras un mes de disturbios

La decisión de que la bandera británica ondee solo en determinadas fechas y no a diario ha desatado la más prolongada ola de violencia en años

Un contenedor ardiendo en el este de Belfast la noche del sábado.
Un contenedor ardiendo en el este de Belfast la noche del sábado. REUTERS

La guerra de banderas de baja intensidad que vive Belfast desde hace un mes se ha recrudecido –tras una tregua navideña- con tres noches consecutivas de ataques a la policía. Este episodio de violencia, el más prolongado en años en la capital de Irlanda del Norte, empezó a principios de diciembre cuando el Ayuntamiento decidió que la enseña británica ondee solo en determinadas fechas y no durante todo el año. Un hombre fue detenido el sábado como sospechoso de intento de asesinato por disparar supuestamente a la policía y otras trece personas comparecieron esa la noche ante el juez acusadas de participar en las protestas.

Los unionistas iniciaron las protestas tras una decisión municipal, aprobada el 3 de diciembre a propuesta del partido multiconfesional Alianza por 29 votos a 21, informa Efe. Un acuerdo que en la práctica equipara el Ayuntamiento de Belfast a edificios gubernamentales o el castillo de Stormont, sede del Gobierno autónomo, donde la Union Jack ondea solo en fechas concretas.

Líderes políticos y religiosos tenían previsto reunirse este domingo por la tarde para intentar calmar el ambiente después de que la víspera un centenar de personas atacara a las fuerzas de seguridad. “Les atacaron con bombas incendiarias y ladrillos”, explicó la jefa policial Paula Hillman, que definió lo sucedido en las últimas jornadas como “violencia seria y sostenida”, informa la BBC.

El jefe de la federación de policía, Terry Spence, ha declarado que no tiene dudas de que los paramilitares de la Fuerza Voluntaria del Ulster (UVF, en inglés) han estado implicados en la violencia.

Los milicianos nacionalistas, que han asesinado a tres agentes de policía y dos soldados desde 2009, no han reaccionado de manera violenta en esta guerra de las banderas.