Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El presidente de Yemen remodela las Fuerzas Armadas y releva al hijo de Saleh

Hadi anuncia que se propone "unificar" el Ejército, dividido tras la dimisión de Saleh en 2011

El presidente del Yemen, Abdo Rabu Mansur Hadi, remodeló este miércoles en profundidad las Fuerzas Armadas del país, y destituyó al hijo del expresidente Abdalá Saleh como comandante de la Guardia Republicana, según informó la televisión estatal. Hadi difundió varios decretos con el objetivo de "unificar a las Fuerzas Armadas", divididas desde la rebelión contra Saleh en 2011, gracias a los cuales también se proclama a sí mismo como comandante en jefe de las Fuerzas Armadas de Tierra, Mar y Aire. El Ejército se hallaba dividido tras la transición en unas divisiones leales a Hadi y otras aún leales a Saleh, cuya sombre aún planea sobre las instituciones yemeníes.

El movimiento de Hadi parece estar dirigido a debilitar a su rival político y podría ahondar en la inestabilidad del empobrecido país árabe. Restaurar la seguridad en Yemen, un país con equilibrios muy frágiles, es una prioridad para Estados Unidos y sus aliados del Golfo Pérsico, porque el país, donde Al Qaeda sigue operando, puede suponer una amenaza para la exportación de petróleo de la vecina Arabia Saudí o las rutas gasísticas.

Con los nuevos decretos presidenciales, las brigadas de la polémica Guardia Republicana -cuerpo de élite hasta ahora comandado por el hijo mayor del expresidente, Ahmed Saleh- pasan a estar integradas dentro del Ejército de Tierra.

Además, la remodelación también se ha llevado por delante al sobrino del expresidente, Yahya Saleh, que controlaba las fuerzas paramilitares de la Seguridad Central, y que ha sido reemplazado por Ahmed Ali al Maqdasi.

Tanto la Guardia Republicana como la Seguridad Central están acusadas de haber abierto fuego sobre las manifestaciones pacíficas que pidieron la renuncia de Saleh a lo largo del año pasado.

Un intento de reformar las Fuerzas Armadas y limitar el poder de Saleh sobre los militares el pasado mes de agosto desembocó en una rebelión en la que 200 miembros de la Guardia Republicana rodearon el Ministerio de Defensa.

En su decreto de remodelación de las Fuerzas Armadas, Hadi elimina también la Primera División Acorazada, que estuvo dirigida por Ali Mohsen al Ahmar, quien se alzó en armas contra el entonces presidente.

Además, Hadi crea una nueva unidad llamada Operaciones Especiales, encabezada por el general Abdo Rabu Ahmed al Qashibi, y divide el país en siete zonas militares.

En noviembre de 2011, Saleh firmó en Riad su retirada del poder y el traspaso del mismo a su entonces vicepresidente, Hadi, en un acuerdo auspiciado por los países del Consejo de Cooperación del Golfo (CCG) tras meses de protestas en las calles inspiradas por la primavera egipcia.

Pese a ello, muchos opositores consideran que Saleh mantiene gran parte de su poder dentro del Estado, y especialmente dentro de las Fuerzas Armadas, a través de sus familiares y elementos leales.