Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El presidente rumano designa primer ministro a su rival Ponta

El socialdemócrata ganó una amplia mayoría en las legislativas del 9 de diciembre

Victor Ponta, durante una rueda de prensa en Bruselas el pasado mes de julio.
Victor Ponta, durante una rueda de prensa en Bruselas el pasado mes de julio. AFP

El presidente rumano, el conservador Traian Basescu, ha designado como primer ministro a Victor Ponta, el socialdemócrata vencedor por amplia mayoría en las elecciones legislativas del 9 de diciembre y enemigo político de Basescu. La decisión calma la incertidumbre que se había mantenido tras los comicios, ya que el presidente había amenazado durante la campaña con no nombrar a Ponta como jefe de Gobierno pese a su arrolladora victoria electoral.

A pesar del duro cruce de declaraciones entre ambos políticos durante la campaña, a Basescu no le quedaba mucho margen de maniobra después de la amplia victoria lograda por Ponta y sus aliados liberales. En unas elecciones que se convirtieron en una prolongación del conflicto entre ambos, el partido de derechas (ARD) al que pertenece Basescu —quien no concurre en las elecciones pero logró acaparar toda la atención— se despeñó hasta el 18% de los votos por su apoyo a las medidas de austeridad impulsadas en 2010.

Además, tampoco los partidos más votados le han presentado un candidato alternativo, como reconoce en un comunicado oficial la presidencia: “Debido a que ha existido una sola propuesta [la de Ponta] por parte de los representantes de los partidos políticos y de las minorías nacionales del Parlamento de Rumanía, el presidente Traian Basescu ha nombrado a Victor Ponta como legítimo candidato a la función de primer ministro”, recoge Efe.

Ahora está por ver cómo se desarrolla la cohabitación entre Basescu y Ponta y si son capaces de dar la estabilidad política que el segundo país más pobre de Europa necesita para, entre otras cosas, renegociar un crédito preventivo con el FMI, la Comisión y el Banco Mundial que expira a principios de 2013. Basescu tiene mandato hasta 2014.

Ponta dijo nada más saberse los resultados el domingo 9 que ese día acababa “la guerra política”, en alusión al prolongado conflicto que desde el verano mantenía con el presidente. En julio, había iniciado un feroz movimiento para destituir a Basescu que supuso la caída de los dos presidentes de las Cámaras, del Defensor del Pueblo y el intento de recortar poderes al Tribunal Constitucional. La crisis institucional que se desató puso en guardia a Bruselas, que criticó con dureza a Ponta.

El recién designado primer ministro —que ya lo era desde mayo— planea presentar su Gobierno antes de Navidad, informa Efe. Ponta prometió en su programa electoral una bajada de impuestos y una mayor absorción de los fondos de la UE, dado que es el país que menos fondos capta debido a problemas de gestión y la corrupción. Además, el programa incluye un cambio en la Constitución para eliminar el umbral de participación del 51% necesario para que un referéndum sea válido. Esta fue, precisamente, la cláusula que permitió a Basescu continuar en su puesto a finales de julio, ya que aunque la mayoría votó para que se fuera, no se llegó al mínimo de participación.