Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

DSK zanja con un acuerdo millonario la supuesta agresión sexual a una limpiadora

El exdirector del FMI ha recibido la resolución judicial mientras en Venecia, donde esta de vacaciones.- Nafissatou Diallo que estuvo presente en la vista

Nafissatou Diallo, en la sala de uno de los juzgados del Bronx.
Nafissatou Diallo, en la sala de uno de los juzgados del Bronx. AFP

El exdirector del Fondo Monetario Internacional, Dominique Strauss-Kahn, y Nafissatou Diallo, la limpiadora del hotel que lo acusó de agresión sexual, han llegado a un acuerdo para que ésta retire la demanda civil por daños y perjuicios que le interpuso en en verano de 2011. El juez de Nueva York encargado del caso, Douglas McKeon, ha ratificado a primera hora de la tarde del lunes en su tribunal del Bronx el pacto -del que no se conocen los términos, aunque parece que implica una gran cantidad de dinero, entre tres y seis millones de dólares-, haciendo hincapié en que “su contenido es confidencial”.

El acuerdo llega semanas después de que los abogados del político francés reconocieran que estaban negociando con los representantes de Diallo para cerrar el caso, si bien negaron la información que publicó el diario Le Monde en la que se aseguraba que Straus-Kahn había accedido a pagar a la camarera seis millones de dólares. Diallo ha asistido a la vista que ha tenido lugar a las dos de la tarde, hora local. Quien no ha aparecido por la sala ha sido Strauss-Kahn, que se encuentra de vacaciones en Venecia con su nueva acompañante.

El 14 de mayo de 2011 Diallo, de 33 años, acusó al exdirector del FMI, de 63, de haberla agredido sexualmente en la habitación del hotel Sofitel cuando ella entró a limpiarla. Strauss-Kahn, que sostuvo que el encuentro sexual con la limpiadora fue consentido, fue detenido en el aeropuerto de Nueva York cuando se disponía a abandonar EE UU, pasó varios días en la cárcel de Rikers, que abandonó tras abonar una fianza de un millón de dólares, y estuvo sometido a arresto domiciliario durante tres meses en su mansión de Manhattan. Fue su ya exmujer, la periodista Anne Sinclair, quien asumió el pago de la fianza y del alquiler, de unos 38.000 euros mensuales, de la residencia en la que Strauss-Kahn pasó su reclusión.

En agosto de 2011, la fiscalía retiró los cargos por violación que había presentado contra el político francés ante la pérdida de credibilidad de los testimonios de Diallo, que se contradijo en varias ocasiones. Semanas después, la limpiadora interpuso una demanda civil contra Strauss-Kahn por daños y perjuicios derivados del “ataque violento y sádico” que sufrió por parte de aquel, según constaba en el documento. El exdirector del FMI, a su vez, presentó otra demanda en la que reclamaba a la joven un millón de dólares por haber dañado su reputación.

El escándalo mundial en el que derivó la acusación de Diallo acabó con la carrera política de Strauss-Kahn que tuvo que renunciar a su cargo al frente del FMI y a su intención de presentarse como candidato del Partido Socialista francés a la presidencia de Francia. El exministro de Economía galo ha conseguido cerrar uno de los frentes abiertos que tiene ante la justicia, pero el político aún tiene causas pendientes relacionadas con otros escándalos sexuales. El próximo 19 de diciembre un tribunal francés decidirá si sigue adelante con el proceso que implica a Strauss-Kahn en una red de prostitución y en el que está imputado por proxenitismo.

Por su parte, Diallo, no ha retomado su trabajo en el hotel de Nueva York. Según AP, la limpiadora está recibiendo una cantidad mensual en concepto de indemnización laboral por parte de la cadena hotelera. Sus abogados aseguran que la supuesta agresión sexual que sufrió ha “sumido a la joven y a su hija adolescente en un completo caos”.