Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
OBITUARIO

Rex Hunt, gobernador de las Malvinas

Era el hombre de Thatcher en las islas durante la invasión argentina

Rex Hunt, en 1982.
Rex Hunt, en 1982. CORDON PRESS

El 2 de abril de 1982, Rex Hunt se presentó ante su enemigo vestido con el uniforme oficial de gobernador. Las islas Malvinas habían sido invadidas por el Ejército argentino y los británicos se rendían dejando la colonia temporalmente en manos de la Junta Militar. Hunt, fallecido el domingo a la edad de 86 años, era el gobernador de las Malvinas cuando las fuerzas argentinas desembarcaron en Puerto Stanley y rodearon la sede del Gobierno británico en el archipiélago. Los pocos marines británicos que se encontraban en la capital isleña intentaron plantar cara al invasor, pero el gobernador decidió rendirse tras unas horas de combate. En un último gesto de dignidad, Hunt se negó a dar la mano al general argentino antes de ser expulsado a Uruguay.

No fue esa la única invasión de una ciudad que vivió el diplomático inglés. En 1975 trabajaba para la Embajada británica en Saigón (Vietnam del Sur) cuando las tropas del norte llegaron a la ciudad para poner fin a la larga y cruenta guerra de Vietnam. Hunt, que se unió al servicio colonial británico en 1952, ya tenía experiencia en países como Uganda, Brunéi o Turquía.

Nacido en Redcar (Reino Unido) en 1926, Hunt se incorporó a las fuerzas aéreas británicas en 1941 como cadete. En la Royal Air Force (RAF) adquirió experiencia de vuelo con los míticos Spitfire y en 1946 fue destinado a India. Un año después marchó a Alemania Occidental. Regresó a Reino Unido para estudiar en Oxford y en 1952 comenzó su carrera diplomática.

Pero Hunt será recordado por su labor como gobernador en las Malvinas. Le tocó ser el representante del Gobierno de Margaret Thatcher en un pequeño archipiélago del sur del Atlántico que pocos británicos situaban en el mapa hasta ese 1982. La guerra, que pretendía ser una cortina de humo de la Junta Militar argentina, hizo ganar popularidad a la primera ministra británica, entonces muy atosigada por las protestas sociales. El conflicto también sirvió para exacerbar el sentimiento probritánico de los habitantes de las Malvinas.

Tras poco más de dos meses de guerra, el Ejército argentino fue derrotado y expulsado de las Malvinas y Rex Hunt regresó a su puesto como gobernador, donde continuó hasta 1985. Después fue presidente de la Asociación de las Islas Falkland, dedicada a ayudar a los isleños a elegir su propio futuro.