Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La izquierda antimafia gobernará Sicilia

Derrota del candidato de Berlusconi en medio de una alta abstención

Rosario Crocetta, del PD, tras su triunfo.
Rosario Crocetta, del PD, tras su triunfo. AFP

Rosario Crocetta, el candidato de la izquierda antimafia, será el próximo presidente de Sicilia. Esa es la noticia, pero no la única, que arroja el recuento de las elecciones regionales celebradas el domingo. También es noticia importante que la formación más votada haya sido el Movimiento 5 Estrellas del cómico Beppe Grillo, azote de los privilegios de la política tradicional, y que el candidato del expresidente Silvio Berlusconi cosechase una sonora derrota. Y aunque esperada, también ha sido noticia la altísima abstención: solo votó un 47% del electorado.

 “Hoy la historia de Sicilia ha cambiado. Ha ganado un partido que se enfrenta a la mafia. Voy a gobernar de una forma totalmente nueva”, ha declarado Crocetta, de 61 años, ex alcalde de Gela, un municipio de 72.000 habitantes en la provincia de Caltanissetta, y no solo un precursor por plantarle cara a la Cosa Nostra en su cubil, sino por ser el primer político italiano que declaró su homosexualidad. “El primer día de trabajo”, ha prometido, “voy a despedir a algunos consultores que ganan cantidades desproporcionadas de dinero por tareas que no son necesarias”. No hay que olvidar que las elecciones fueron adelantadas después de que, el pasado mes de julio, el primer ministro Mario Monti obligara al todavía gobernador de Sicilia, Raffaele Lombardo, a dimitir tras ser relacionado con la mafia y por la situación de bancarrota que sufre la región. Por tanto, la lucha contra la mafia y los dispendios se sitúan entre las prioridades de Rosario Crocetta, quien llevaba en su lista a Lucia Borsellino, hija del magistrado asesinado por la mafia en 1992.

 Las elecciones en Sicilia han sido consideradas un banco de prueba de lo que puede suceder en las elecciones generales de la próxima primavera. Por tanto, es lógica la alegría del Partido Democrático (PD) —que logró reunir en una candidatura a varios partidos de centro izquierda—, la euforia del Movimiento 5 Estrellas y el disgusto del Pueblo de la Libertad, el partido de Silvio Berlusconi. De hecho, su secretario general, Angelino Alfano, aprovechó la confirmación de los malos resultados para lanzar la convocatoria de unas primarias para el próximo 16 de diciembre. Según Alfano, los malos resultados de Sicilia no se deben a la actuación errática de Silvio Berlusconi —quien en 48 horas dijo que se marchaba de la política y luego que se quedaba tras ser condenado por fraude fiscal—, sino al hecho de que el centro derecha se presentara en dos candidaturas separadas. “Si no queremos que la izquierda gobierne Italia, hay que unir esfuerzos”. Duro trabajo, sobre todo teniendo en cuenta que la opción mayoritaria en Sicilia, peso a los graves problemas por los que atraviesa la región, fue la abstención. Y la segunda, el partido de un cómico y bloguero que está contra los partidos.