Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El enviado de la ONU para Siria pide una tregua durante la fiesta del Sacrificio

El alto el fuego debería durar al menos hasta el término de la fiesta musulmana del sacrificio

El presidente Asad habla con el enviado Brahimi durante la reunión mantenida hoy en Damasco, en una imagen difundida por la agencia Sana.
El presidente Asad habla con el enviado Brahimi durante la reunión mantenida hoy en Damasco, en una imagen difundida por la agencia Sana. AFP

El enviado especial de la ONU y la Liga Árabe para Siria, el diplomático argelino Lakhdar Brahimi, ha pedido hoy a las dos partes involucradas en la guerra que apliquen de "forma unilateral" un alto el fuego durante la fiesta musulmana del Sacrificio (Eid al Adha), que se celebrará del 26 al 28 de octubre. Brahimi ha oficializado su principal propuesta durante la visita al país en una reunión mantenida en Damasco con el presidente sirio, Bachar el Asad.

"Llamo a todos a que tomen una decisión unilateral para el cese de las hostilidades con ocasión del Eid al Adha", ha manifestado el diplomático argelino, "y para que esa tregua se respete a partir de hoy o  mañana". Brahimi ha señalado que si se respeta la tregua tras la festividad, su equipo regresará al país para seguir trabajando.

Los restos de un vehículo alcanzado por el atentado cometido este domingo en el barrio cristiano damasceno de Bab Touma.
Los restos de un vehículo alcanzado por el atentado cometido este domingo en el barrio cristiano damasceno de Bab Touma. REUTERS

El Asad ha afirmado por su parte que está abierto a cualquier iniciativa para resolver la crisis siria que respete la soberanía del país. Según un comunicado oficial, citado por la televisión siria, el presidente sirio se mostró receptivo a "cualquier esfuerzo leal para encontrar una solución política a la crisis que se base en el respeto a la soberanía siria y el rechazo a injerencias extranjeras".

Durante su encuentro, El Asad apoyó los esfuerzos de Brahimi, pero advirtió de que "cualquier iniciativa o proceso político debe basarse en acabar con el terrorismo, y lo que ello implica para los países involucrados en apoyar, armar y ofrecer refugio a los terroristas en Siria".

Esta reunión coincidió con un atentado con coche bomba esta mañana en Damasco, en el que han fallecido al menos 10 personas en el barrio de mayoría cristiana de Bab Toma, situado en el casco histórico de la ciudad. Se trata de la segunda visita de Brahimi a Siria desde que asumiera oficialmente el cargo de mediador el mes pasado. El Observatorio Sirio de los Derechos Humanos, grupo activista con sede en Londres, calcula que alrededor de 34.000 personas,entre civiles, soldados y desertores han perdido la vida desde el inicio de la revuelta hace 19 meses.