Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Obama pierde el favor del voto femenino

La decepcionante actuación del presidente en el debate provoca un vuelco a favor de Romney entre las mujeres indecisas

Simpatizantes de Obama durante un mitin de su mujer en Delaware (Ohio).
Simpatizantes de Obama durante un mitin de su mujer en Delaware (Ohio). AFP

La última encuesta publicada este lunes sobre la intención de voto de los estadounidenses confirma la abrumadora pérdida del apoyo femenino del presidente Barack Obama tras su actuación en el primer debate de hace dos semanas en Denver. El sondeo elaborado por Gallup y el diario USA Today en 12 Estados determinantes de cara a las elecciones del 6 de noviembre, sitúa a Romney a tan sólo una décima del presidente en intención de voto de las mujeres indecisas -48%-49%-, reduciendo en 13 puntos la diferencia que los separaba en la última encuesta de septiembre. El resultado es similar al que dio a conocer la semana pasada el Centro Pew, que evidenciaba un descenso del presidente de 18 puntos en cuanto al apoyo de las mujeres, colocando a ambos candidatos en un empate (47%).

El voto femenino fue determinante en la victoria electoral de Obama hace cuatro años

“Las votantes están cada vez más preocupadas por el déficit y la deuda pública, unos asuntos que benefician a Romney”, indica USA Today para explicar el cambio de intención en el sentido del voto de las electoras. La batalla por ganar el apoyo femenino es uno de los puntos centrales en esta campaña. Las mujeres representan más del 50% del electorado y son más fieles a su cita con las urnas que los hombres. De acuerdo con un estudio del Center for American Women and Politics, el voto femenino fue determinante en la victoria electoral de Obama hace cuatro años, que se decantó por el actual presidente por un margen de 13 puntos respecto del entonces candidato republicano, John McCain.

En los últimos meses y en especial durante sus respectivas convenciones, ambos partidos han hecho hincapié en asuntos sociales como el aborto o las políticas anticonceptivas para atraer el voto femenino, pero encuestas como la publicada recientemente por la Universidad Quinnipac, evidencian que la principal preocupación de las mujeres se centra en el desempleo o en la política exterior. “La Economía concentra el interés de las votantes”, confirma Debbie Walsh del Center for American Women and Politics. “Pero su aproximación es diferente a la de los hombres, ellas se sienten más vulnerables económicamente porque suelen tener menos ingresos y están más preocupadas por su futuro porque sobreviven a sus maridos, su atención se centra en las políticas de pensiones, en el seguro médico... Aspectos tradicionalmente garantizados por el Partido Demócrata”.

El interés por la economía de las mujeres es diferente al de los hombres, se sienten más vulnerables económicamente, su atención se centra en las políticas de pensiones, en el seguro médico"

Debbie Walsh

Walsh recuerda que desde 1992 los estudios coinciden en que el voto femenino tiende a decantarse a favor del candidato demócrata y se muestra convencida de que a Obama aún le queda margen para mejorar porque en el primer debate muchos de esos aspectos socioeconómicos que preocupan a las mujeres ni siquiera se mencionaron.

De acuerdo con las encuestas, Obama parecía tener bien amarrado el voto femenino pero la tendencia ha dado un giro de 180 grados tras el primer cara a cara presidencial del pasado 3 de octubre. “La actuación de Romney ha disparado su popularidad en los sondeos, no solo entre las mujeres, sino entre todos los segmentos de población: jóvenes, hispanos... El drástico descenso del apoyo femenino no es algo aislado. Obama no defendió bien sus políticas, pero la erosión postdebate fue generalizada”, sostiene Walsh. “Hace dos semanas muchas mujeres vieron el cara a cara y decidieron dar una oportunidad a Romney tras su intervención. En 2010, cuando los republicanos ganaron las elecciones legislativas, también subió el apoyo femenino a ese partido, pero eso no significa un cambio de tendencia en sus opciones políticas”, insiste.

Pese al alarmante descenso del apoyo entre las mujeres, no todo son malas noticias para la campaña de Obama. La brecha de género en Estados decisivos como Ohio, Colorado, Virginia o Wisconsin, aunque se ha estrechado, sigue siendo favorable para el presidente, según las encuestas que la semana pasada publicaron CNN -que otorgaba al demócrata una ventaja de 22 puntos en Ohio- o The New York Times -en las que éste lideraba por 6, 16 y 10 puntos, respectivamente, en los otros tres territorios-.

Los analistas también recuerdan que las mujeres suelen esperar hasta el último momento para decantar su voto, una circunstancia que podría favorecer a Obama si mejora su actuación en los dos debates que le quedan.