Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

López Obrador deja el PRD para liderar su propio partido

El político reitera que no reconocerá a Peña Nieto como presidente de México

Unas 38.000 personas arropan al líder de la izquierda en el Zócalo capitalino

Obrador saluda a sus seguidores.
Obrador saluda a sus seguidores. REUTERS

El hasta este domingo líder del Partido de la Revolución Democrática (PRD), Andrés Manuel López Obrador, se dejó las siglas en casa antes de aparecer en el Zócalo capitalino ante miles de sus acólitos. No se vio una mención al PRD en las pancartas o en los discursos previos hasta que llegó el líder de la izquierda mexicana, después de hacerse esperar, y anunció lo que se venía rumiando desde hace días en la esfera política mexicana: “Voy a dedicar todo mi trabajo a la causa de la trasformación de México desde el espacio que representa Morena (Movimiento de Regeneración Nacional), por esta razón me separaré de los partidos del Movimiento Progresista” (PRD, Partido del Trabajo y Movimiento Ciudadano).

López Obrador abandona así el partido en el que ha militado los últimos 23 años y con el que se ha presentado a las dos últimas elecciones presenciales. Dos contiendas electorales que terminaron de forma parecida, con sus denuncias de fraude y la no aceptación del presidente electo. Pero sus llamadas a la desobediencia civil, que este domingo se han repetido en el Zócalo, suenan diferentes seis años después a lo que ocurrió en 2006. Si entonces López Obrador buscó la acción inmediata, con el autonombramiento de presidente legítimo incluido, ahora el político apela a la calma. “Este proceso lleva tiempo”. En su horizonte se abre una nueva etapa política, que espera se inicie la próxima semana con la conversión del movimiento Morena, que el mismo creó a finales de 2011, en formación política.

Las 38.000 personas, según la Policía, que han atestado el Zócalo han recibido con vítores el anuncio. “Yo me voy con Morena, sigo con López Obrador hasta la muerte”, ha dicho Jaime Narciso, de 64 años, tras más de 12 horas de viaje en autobús desde Tabasco (estado originario del político). Sus seguidores esperaban desde hace 10 días las directrices del líder, una vez nombrado presidente electo de México el candidato del PRI, Enrique Peña Nieto, tras rechazar la justicia la impugnación de las elecciones del pasado 1 de julio presentada por la izquierda.

“No voy a reconocer a Peña Nieto como presidente legítimo de México”, ha dicho desde el estrado, desierto de otros dirigentes nacionales del PRD, de los que se ha ido alejando a medida que ha ido aumentando su enfrascamiento en las denuncias de fraude electoral. El político se ha comprometido a seguir luchando desde el “principio de la no violencia” para transformar México y así “destruir al régimen autoritario”.

Miles de simpatizantes de Obrador acudieron a la plaza del Zócalo.
Miles de simpatizantes de Obrador acudieron a la plaza del Zócalo. REUTERS

Las banderas con la cara de Obrador y la palabra Morena se han impuesto en el Zócalo a los ya casi antiguos estandartes amarillo perredista con el rostro de AMLO, acrónimo con el que se conoce al político. Pero sus palabras, más allá de las diferencias internas que han llevado a su abandono del PRD, han sonado amistosas. “No se trata de una ruptura”, ha dicho, “en los 23 años que milité en el PRD di lo mejor de mí, estamos de la mano, estamos en paz”.

A partir del próximo miércoles comienza la labor para convertir Morena en partido político, aunque su líder ha asegurado que será una decisión que se tome “entre todos y desde abajo”. Las acciones que ya planea el Movimiento incluyen la celebración de 300 congresos distritales, 32 estatales y uno nacional, el 19 y 20 de noviembre, donde aparentemente se consolidará el proyecto y nacerá el partido. “Cuando me preguntan qué es Morena digo: organizar, concienciar y defender al pueblo y a la nación”, ha explicado Obrador antes de terminar el acto.

Con el himno del Movimiento sonando de fondo la masa ha abandonado el centro de la ciudad hacia las dos de la tarde. “Yo no soy del PRD, yo me voy con López Obrador”, dice Yessica Medina, de 26 años. Así, las miles de personas que habían llegado tres horas antes al Zócalo para escuchar al líder perredista se marcharon con Morena.