La policía israelí detiene a tres menores por agredir a palestinos

Los adolescentes, de entre 12 y 13 años, lanzaron cócteles molotov contra un coche en el que viajaba una familia, causándoles quemaduras

Tres jóvenes israelíes de entre 12 y 13 años han sido detenidos hoy domingo como presuntos autores del lanzamiento de un cóctel molotov contra un vehículo palestino ocurrido hace diez días, lo que provocó quemaduras de gravedad a sus seis ocupantes, todos miembros de una misma familia. Un portavoz de la policía israelí ha asegurado que disponen de pruebas suficientes para implicar a los tres chicos, todos estudiantes de una yeshiva (escuela religiosa judía) de la colonia de Bet Ayin, ubicada dentro del bloque de asentamientos del Gush Etzion.

Las detenciones han sido criticadas por la organización no gubernamental que presta asesoría legal a los colonos israelíes residentes en los asentamientos de Judea y Samaria (Cisjordania), Honenu. Su principal abogado, David Halevy, ha asegurado que “muchas de las detenciones practicadas durante los últimos meses han resultado no tener base y los casos han sido cerrados, pero con la consiguiente violación de los derechos de los detenidos”.

Los seis integrantes de la familia Hassan continúan recibiendo todavía tratamiento médico por parte de los especialistas del hospital de Hadassa Ein Karem, al que fueron llevados de urgencias, aunque los que presentaban quemaduras más superficiales ya han sido dados de alta. La gravedad del incidente hizo que el primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, condenara el ataque públicamente y llamara por teléfono al presidente de la Autoridad Nacional Palestina, Mahmoud Abbas, para comprometerse a encontrar a los culpables.

La Policía y el Shabak (servicio de seguridad interior) continúan con sus pesquisas en la investigación del lanzamiento por parte de jóvenes colonos radicalizados no solo de estos cócteles molotov, sino también de las habituales pedradas dirigidas contra coches de matrícula palestina en las inmediaciones de estos asentamientos del sur de Belén. La investigación policial apunta a que pudiera haber una conexión entre ambos incidentes y que se trate de una campaña orquestada para socavar la convivencia entre los colonos y los palestinos de los asentamientos del Gush Etzion.

 Igualmente continúa abierta la investigación del linchamiento del joven palestino Yamal Yulani, que el día después del impacto del cóctel molotov resultó golpeado por un grupo de adolescentes israelíes hasta quedar al borde de la muerte -con varias decenas de personas observando el linchamiento pero sin que hicieran nada- en una céntrica zona de Jerusalén Oeste. En relación a este incidente la policía detuvo e interrogó a siete menores, de entre 13 y 19 años, que declararon ante el juez para posteriormente ser puestos en libertad. “Estos actos son algo que no se puede aceptar, ni como judíos, ni como israelíes”, dijo Benjamín Netanyahu tras lo ocurrido días después. Su viceprimer ministro fue más allá, calificando el linchamiento de Yulani de “acto terrorista”. “Constituye un fracaso moral y educativo”, añadió.

Únete ahora a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites
Suscríbete aquí
Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción