Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Morsi deroga bajo presión la ley que permite encarcelar periodistas

El director de un periódico fue encarcelado este jueves por insultar al presidente egipcio

En las últimas semanas, las autoridades secuestraron varias ediciones del diario donde trabaja

El presidente egipcio, Mohamed Morsi, el pasado 2 de julio. DESOUKI
El presidente egipcio, Mohamed Morsi, el pasado 2 de julio. DESOUKI AFP

Un tribunal penal de un suburbio de El Cairo ha decretado este jueves el encarcelamiento provisional de Islam Afifi, el director del periódico independiente Al-Dustur, quien está acusado de insultar al presidente egipcio Mohamed Morsi y de publicar información falsa. El proceso contra Afifi se suma al acoso sufrido recientemente por otros medios de comunicación y ha desatado duras críticas entre periodistas y organizaciones de la sociedad civil egipcia ante una caza de brujas contra aquellos medios hostiles a los Hermanos Musulmanes, organización islamista a la que ha pertenecido Morsi desde hace más de tres décadas.

Sin embargo, bajo presión interna e internacional, el presidente Morsi se ha apresurado a promulgar este jueves por la noche un decreto que deroga la ley que permite el arresto preventivo de periodistas por delitos de opinión, entre ellos "insultar al presidente". Así pues, Afifi será puesto en libertad en breve, y no deberá permanecer en prisión hasta el próximo 16 de septiembre, fecha en la que se reanudará el juicio después de que el juez lo aplazara con la finalidad de otorgar más tiempo a los abogados del acusado para preparar su defensa.

"Este proceso es una verdadera prueba para una de las peticiones fundamentales de la revolución egipcia, que es la libertad de expresión”, declaró Afifi antes del comienzo de la primera vista. El redactor se mostró “muy sorprendido” por su encarcelamiento: “No he cometido ningún crimen, y no hay riesgo de que escape. ¿Dónde podría ir? Ya tenía prohibido viajar fuera del país”.

Afifi será puesto en libertad en breve, y no deberá permanecer en prisión hasta el próximo 16 de septiembre

El diario Al-Dustur, que durante las últimas semanas ha visto como las autoridades secuestraban varias de sus ediciones, mantiene una línea editorial muy crítica hacia la Hermandad. Además de injuriar a Morsi, entre las acusaciones vertidas contra Afifi figura el haber incitado al caos y al odio sectario. Uno de los artículos en los que se basa la fiscalía fue publicado en junio, poco antes del anuncio oficial de los resultados de la segunda vuelta de las presidenciales egipcias, y aseguraba que los Hermanos Musulmanes cometerían un baño de sangre en caso de que su candidato no fuese reconocido como el vencedor de los comicios. En el estilo sensacionalista que caracteriza la cabecera, el presunto plan fue calificado de “la masacre del siglo”.

La atribulada situación de Afifi ha despertado la simpatía y solidaridad de sus compañeros de profesión, a pesar de que la mayoría no comparte su enfoque sobre la realidad política del país. Asimismo, las organizaciones de derechos humanos también han puesto el grito al cielo ante retahíla de ataques contra la libertad de expresión registrados durante las últimas semanas, y que ha incluido el procesamiento de periodistas, el secuestro de publicaciones, y el veto a la publicación de artículos críticos con la cofradía islamista.

“En los últimos diez años, Egipto no había experimentado un hostigamuento de esta densidad contra la libertad de prensa. 16 ataques en 14 días!”, escribió en su cuenta Twitter Gamal Eid, director ejecutivo de la ANHRI, una de las organizaciones de derechos humanos más prestigiosas de Egipto.

Entre los otros periodistas también encausados por ofender a Morsi se encuentran Abdel-Halim Kandil, director del semanario Saut al-Umma, Abel Hamuda, director del semanario Al-Fagr, y el controvertido Taufiq Okasha, propietario del canal de televisión por satélite Al-Farein, cuyas emisiones han sido clausuradas de forma temporal por orden judicial.