Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El cierre de una central nuclear en Bélgica siembra dudas sobre Garoña y Cofrentes

Doel 3 permanecerá cerrada por lo menos hasta septiembre por el hallazgo de una fisura

La fabricante del reactor deteriorado es también responsable de las dos plantas españolas

Técnicos del Consejo de Seguridad Nuclear viajarán a Bruselas par analizar la situación

La central nuclear Doel, ubicada a 25 kilómetros de Amberes.
La central nuclear Doel, ubicada a 25 kilómetros de Amberes. AFP

Los errores que han llevado a cerrar de forma preventiva una central nuclear belga amenazan con tener ramificaciones en España. Las autoridades belgas decidieron el miércoles cerrar provisionalmente la planta Doel 3 tras detectar anomalías en un reactor. La empresa fabricante es también la responsable de instalaciones similares en las centrales de Garoña (Burgos) y Cofrentes (Valencia), por lo que varios técnicos del Consejo de Seguridad Nuclear español acudirán el próximo jueves 16 de agosto a una reunión convocada en Bruselas por la Agencia Federal de Control Nuclear (AFCN), el organismo responsable de velar por la seguridad de las plantas belgas, para analizar la situación.

Los técnicos detectaron una fisura de 20 milímetros en la vasija de acero del reactor, según el periódico Le Soir. Pero la inspección se hizo mientras Doel 3 (cercana a Amberes, en el norte del país) estaba cerrada por una revisión periódica, por lo que se había vaciado de combustible. Las autoridades belgas insisten en que la población no ha corrido riesgo en ningún momento.

“La central permanecerá cerrada por lo menos hasta el 31 de agosto. Cuando recibamos los estudios que hemos encargado decidiremos si cumple todas las medidas de seguridad y se puede reabrir, o si la clausuramos definitivamente”, aseguró a este periódico la portavoz de la AFCN.

Los problemas del sector nuclear belga, que aporta un 52% de toda la electricidad que se produce en el país, no terminan en Doel 3. El mismo fabricante del reactor problemático, la empresa holandesa Rotterdamsche Droogdok Maatschappij, que cerró en los años ochenta del siglo pasado, fabricó también el de la planta Tihange 2. Por ello, las autoridades no descartan el cierre definitivo de las dos. El análisis sobre Tihange 2 estará listo el próximo mes de septiembre. Esta marca es la responsable de reactores distribuidos por una veintena de países. Todos ellos acudirán a la reunión de Bruselas de la próxima semana.

Fuentes del Consejo de Seguridad Nuclear español aseguraron a la agencia Europa Press que ni Cofrentes ni Garoña detectaron ningún problema cuando se realizó la misma prueba en sus reactores. Además, el material de las centrales españolas no es el mismo que el de las belgas ni tampoco funcionan en las mismas condiciones, añaden estas fuentes. Como ejemplo de las diferencias, explican que tanto Doel 3 como Garoña funcionan con agua a presión, pero la primera lo trabaja con el doble de presión que la española.