Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los rebeldes afirman que entre los 48 rehenes hay miembros del régimen iraní

Los rebeldes sirios muestran en un vídeo difundido por Al Arabiya a los secuestrados

Los alzados afirman que entre los iraníes hay miembros de la Guardia Revolucionaria

Irán ha pasado de ser un actor más o menos remoto en el conflicto sirio a situarse en el centro de la confrontación entre los grupos rebeldes y las fuerzas gubernamentales de Damasco. La cadena Al Arabiya ha publicado un vídeo en el que un grupo rebelde asegura haber capturado en Damasco a supuestos miembros del régimen iraní y que según Teherán se trata de peregrinos chiíes. El anuncio coincide con las incendiarias advertencias del presidente del Parlamento iraní, Ali Lariyaní. “El fuego que se ha iniciado en Siria se llevará a los sionistas [en alusión a Israel] con él”. Lariyaní acusó además a Estados Unidos y a países árabes de interferir en los asuntos internos de Siria, su aliado, según publicó la agencia estatal de noticias iraní.

Los rebeldes sirios han afirmado que tres de los iraníes capturados murieron este lunes durante un ataque aéreo de las fuerzas del régimen de El asad y han amenazado con matar al resto de los secuestrados si el Gobierno no pone fin a los ataques.

Mientras, el Ejército que defiende al régimen del presidente Bashar el Asad luchaba en Alepo, la segunda ciudad del país, para reconquistar los barrios ocupados por los rebeldes en los últimos días. En Damasco, la capital, la resistencia ha quedado al menos de momento aplastada, después de sucesivas ofensivas sangrientas. Los grupos opositores calculan que cerca de 20.000 sirios han muerto como consecuencia de la represión gubernamental que ha seguido al levantamiento popular que hace 17 meses comenzó a pedir reformas y más tarde un cambio de régimen en Damasco.

En la cinta que emitió el domingo Al Arabiya se ve a un hombre vestido de militar rebelde, que la cadena árabe identifica como miembro del Ejército Libre de Siria, y que anuncia que “gracias a dios, un batallón de la Brigada de Al Baraa ha capturado a 48 shabihas [milicianos] iraníes que estaban en misión de reconocimiento en Damasco”. El supuesto soldado rebelde, acompañado de varios hombres armados, asegura que “hemos averiguado que al menos uno de ellos pertenecen a la Guardia Revolucionaria iraní”. En el vídeo se ve también a decenas de rehenes sentados en el suelo. Cuando se lo ordenan, uno de ellos se pone de pie y enseña los documentos que supuestamente prueban que pertenece a la Guardia revolucionaria iraní. Los rebeldes advierten a Irán de que atacarán “las instalaciones iraníes en Siria y que la suerte de todos los iraníes que trabajan en Siria será la misma: serán hechos prisioneros o matados”.

La versión de la agencia estatal de noticias siria Saná indica que “el sábado, un grupo armado terrorista secuestró un autobús que transportaba a visitantes iraníes en las afueras de Damasco”. Explica también que “las autoridades están trabajando para resolver la situación”.

Teherán, gran aliado del régimen de Damasco, sostiene que los 48 iraníes y su intérprete afgano se dirigían al aeropuerto después de haber peregrinado a la espectacular mezquita de Sayda Zeinab, a las afueras de Damasco. El barrio en el que se encuentra la mezquita de la hija del imam Ali, yerno de Mahoma, es un destacado lugar de peregrinación de musulmanes chiíes. El régimen iraní ha solicitado la colaboración de Turquía y de Catar, países que simpatizan con las fuerzas rebeldes, para lograr la liberación de los rehenes, según informó al agencia iraní. A estos 48 rehenes, hay que unir otros 29 iraníes apresados de el pasado mes de diciembre. Dos permanecen aún en manos de sus captores. 

Otro rehén apresado por los rebeldes a mediados de julio, el presentador de la televisión estatal, Mohamed al Saeed, ha sido ejecutado por sus captores, confirmó el Observatorio Sirio de los Derechos humanos con sede en Londres. La página SITE que sigue de cerca de los grupos yihadistas reproduce un comunicado del frente de Al Nusra, la organización islamista que se atribuye la ejecución. “Tal vez esta operación y otras sirvan de ejemplo para todos los que apoyan a este régimen tiránico, para que se arrepientan ante dios”, dice el frente de Al Nusra.

Mientras en Alepo, en el norte del país, el Ejército bombardeó focos de resistencia rebelde, en lo que se supone que constituyen las horas previas al asalto final que llevarán a cabo hasta 20.000 soldados, informa Álvaro de Cózar. Alepo es la segunda ciudad del país y ha estado ajena a los combates durante meses. Su situación geográfica la convierte en un preciado tesoro para los rebeldes, que de conquistarla, tendrían la posibilidad de crear una zona liberada en el norte del país. Reporteros de la agencia France Presse desplegados en al ciudad indicaron que hay combates en barrios como el de Saladino, pero que la gran ofensiva sobre Alepo está por llegar.

Al menos 145 personas han muerto en todo el país el domingo, según el recuento de los grupos opositores, que disponen de informadores sobre el terreno repartidos por toda Siria.