Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El priista Peña Nieto sobrevive al segundo debate electoral en México

La candidata panista sale reforzada del enfrentamiento

Los participantes en el debate electoral mexicano.
Los participantes en el debate electoral mexicano.

Josefina Vázquez Mota ganó el segundo debate de la elección presidencial en México. La candidata del PAN, partido en el Gobierno, fue creativa en su exposición, clara en su argumento de que hay que elegir entre ella o el retorno del viejo modelo priísta, representado según la panista por dos candidatos en esta elección. Ganó pero la duda es si su buena actuación le bastará para salir del tercer lugar en las encuestas, sitio al que ha caído después de una errática campaña. Si logrará desafiar la ventaja de Enrique Peña Nieto en las tres semanas que quedan antes de la elección. Por su parte, el candidato del PRI puede darse por satisfecho porque sobrevivió al encuentro sin apenas fatigarse.

En el segundo y último debate organizado en esta campaña por el Instituto Federal Electoral no ocurrió el previsto choque entre el candidato Peña Nieto, del Partido Revolucionario Institucional, y Andrés Manuel López Obrador, de la coalición Movimiento Progresista, que agrupa a tres partidos de izquierda. Primero y segundo lugar en las encuestas, respectivamente, Peña y López Obrador no se hicieron daño, y apenas contestaron los cuestionamientos de Vázquez Mota, que les igualó diciendo que el priísta representa el “retorno del autoritarismo, de la rendición frente al crimen organizado y el abuso del poder”, y el izquierdista es el rostro del “populismo y las crisis económicas”.

Gabriel Quadri, candidato de Nueva Alianza y cuarto participante en el debate, confirmó que es elocuente al exponer y original en sus planteamientos, pero no sobrevivió al cuestionamiento que lastra su candidatura “ciudadana”: este académico que fue candidato de último minuto representa a la organización política de la maestra Elba Esther Gordillo, la poderosa líder del magisterio, vista como una aliada de Peña Nieto y considerada como un obstáculo para la modernización educativa.

Vázquez Mota defendió los resultados de dos sexenios de panistas en la presidencia. “La estabilidad económica ni se puede despreciar ni se puede echar por la borda”, expuso la excolaboradora de los gobiernos de Vicente Fox y Felipe Calderón. Peña Nieto dijo, en cambio, que hoy México es visto como un “país inseguro, en violencia, empobrecido, donde no se generan empleos”, y expuso una gráfica donde el crecimiento del país en tiempos panistas - de 2000 a 2011 - es de solo 2,2% anual, un rango que solo supera en la región a El Salvador.

Por su parte, el candidato de la izquierda, que tuvo un mejor desempeño en el debate del 6 de mayo, argumentó que el estancamiento económico data de tiempos del PRI. Según López Obrador, en el año de 1983, al arranque del gobierno de Miguel de la Madrid, un salario mínimo compraba 50 kilos de tortillas, mientras que hoy solo alcanza para 5 kilos de ese producto básico para la población mexicana. El candidato, que ya había competido en la elección de 2006, ofreció crecer 6% anual y crear siete millones de empleos. Y explicó que lograría eso recortando los altos salarios de la burocracia, que representarían, aseguró, un ahorro de 300.000 millones de pesos.

Esa afirmación provocó una de las pocas cosas novedosas del debate, que salió por vez primera de la capital mexicana y se desarrolló en el centro de convenciones Expo Guadalajara. El presidente Felipe Calderón, mediante su cuenta de Twitter, desmintió los cálculos de López Obrador, que fue su rival hace seis años. “Si el Gobierno despidiera a todos los altos funcionarios, de director a Presidente, ahorraría 2 000 mdp, no 300 000 mdp. ½ sueldo: 1 000 mdp”, escribió.

Vázquez Mota, que al arrancar la campaña el 30 de marzo era segunda en las encuestas, fustigó a López Obrador y cuestionó la coherencia en su discurso sobre los jóvenes, que han resultado el ingrediente novedoso de esta elección. La candidata del Partido Acción Nacional pidió al candidato de la izquierda que explicara cómo fue que en 1971 se afilió al PRI, su partido hasta los años ochenta, si para entonces ya habían ocurrido las matanzas de estudiantes de 1968 en la plaza de Tlatelolco y del propio 10 de junio de 1971. El exjefe de gobierno de la capital mexicana dijo que estaba equivocada la fecha de afiliación señalada por la panista y condenó la represión del 'Jueves de Corpus', de la que este domingo se cumplieron 41 años.

“La gente me dice ‘no me alcanza lo que gano para darle a mi familia lo que merece’”, dijo Peña Nieto al iniciar su participación, y prometió que en su gobierno él haría que los mexicanos ganen más y que eso que ganen les alcance para más. Para ello, ofreció recortar el tamaño del Congreso, que pasaría de 500 a 400 diputados y de 128 a 96 senadores, así como aprobar reformas para acelerar el crecimiento.

La candidata del PAN le reprocho que “el PRI habla de reformas y cuando ha tenido la oportunidad de hacerlas las ha negado” y acusó que hay “exgobernadores del PRI que son cómplices del crimen organizado”. Calificó como “un capo más del crimen organizado” al extesorero de Humberto Moreira en el Estado de Coahuila. Moreira fue a la postre el presidente del PRI cuando ese organismo eligió candidato a Peña Nieto.

El candidato priísta lamentó que “en pleno siglo XXI, más de la mitad de los mexicanos vivan en la pobreza y más de 21 millones pasen hambre” y respondió a Vázquez Mota, exlíder de los diputados panistas, que en el Congreso su partido apoyó “90 iniciativas, si no se lograron más quizá fue por la inasistencia de usted o por su falta de habilidad política”. Y remató reclamando a la candidata que “pretenda asumir que su partido es el único que puede hacer Gobierno en democracia”.

A lo largo de las dos horas con 22 minutos que duró el encuentro, la candidata panista fue la que más se lanzó contra sus contrincantes, y sobre Quadri recordó que “cada voto para usted es un voto para una familia, pero no de las familias de quienes nos escuchan, cada voto por usted es para la familia de Elba Esther Gordillo (la líder del sindicato magisterial). Para una familia con mucho poder”.

Los candidatos llegaron a Guadalajara tras vivir días tormentosos en sus respectivas campañas. Peña Nieto fue señalado la semana pasada por el diario The Guardian de ser el beneficiario de una operación mediática de Televisa, la empresa televisiva más importante de México. Según se dio a conocer la tarde del jueves, el rotativo británico cuenta con documentos de un supuesto contrato que data de 2005 y mediante el cual el candidato priista, entonces debutante gobernador del Estado de México, habría comprado “cobertura favorable” en programas de noticias y entretenimiento. Además, otros documentos citados en ese reportaje exponen un acuerdo para denostar a López Obrador, quien a finales del pasado sexenio era el principal candidato de oposición. Televisa y Peña Nieto negaron la veracidad de los documentos. The Guardian respondió publicando una explicación de por qué creen que los archivos son genuinos, a pesar de que ellos mismos consignaban en el reportaje inicial que no habían podido comprobar completamente la validez de los mismos. El viernes, el diario publicó algunos de esos documentos en su página web.

López Obrador, por su parte, padeció a lo largo de la semana los estragos de una revelación periodística sobre una cena donde se hablaba de que su campaña requería fondos por seis millones de dólares, lo que sería tres veces el monto autorizado por la ley electoral mexicana. En el audio revelado por El Universal se escucha a un grupo de empresarios reunidos con algunos colaboradores del izquierdista y el consultor uruguayo Luis Costa Bonino hablar de que la campaña necesitaba ese monto para ganar. El tema obligó al candidato a explicitar sus gastos de campaña y fue parte de una áspera comparecencia de López Obrador el miércoles en el programa Tercer Grado, conformado por los periodistas más importantes de Televisa y Grupo Milenio.

Vázquez Mota cerró una semana que comenzó con la noticia de que Vicente Fox pedía a los mexicanos apoyar al priista Peña Nieto. Fox, el panista que con su elección el 2 de julio de 2000 marcó el fin de siete décadas de priismo en la presidencia de México, dijo que a la candidata panista lo único que le restaba en esta elección era tratar de asegurar el segundo sitio en la competencia, lugar que según casi todas las encuestas ocupa hoy López Obrador. Del candidato de los partidos de la izquierda, el expresidente dijo que era falso que hubiera recortado distancia con respecto al priísta y que no era digno de crédito en sus promesas.

En el anterior debate, realizado el 6 de mayo, Gabriel Quadri fue la revelación pues mucha gente tuvo la oportunidad de conocer a este académico experto en temas ambientales con un fugaz paso por la administración pública en el gobierno de Ernesto Zedillo (1994-2000). Pero para esta ocasión hubo voces que cuestionaron que se le incluyera en el encuentro, pues en las encuestas apenas registra un par de puntos porcentuales.

“Altercar, contender, discutir, disputar sobre algo”. Eso dice la Real Academia de la Lengua que es debatir. Cuatro verbos y ninguno de ellos sirve para describir lo ocurrido la noche de este domingo (hora mexicana) en el debate de los candidatos a la presidencia de México. Quizá dentro de seis años sí se vea debatir a quienes aspiren a habitar en Los Pinos, la residencial oficial.

Más información