Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El complejo pasado empresarial del candidato republicano

Los republicanos presentan el éxito en los negocios de Romney como su principal credencial, mientras los demócratas lo usan como ariete político

Simpatizantes de Mitt romney en Las Vegas. Ampliar foto
Simpatizantes de Mitt romney en Las Vegas. AFP

La foto del ya candidato oficial republicano a la Casa Blanca es de los tiempos de bonanza económica, cuando Bain Capital, la firma administradora de activos financieros especializada en capital riesgo daba tanto dinero que sus socios se podían permitir bromear fotografiándose con billetes de dólares rebosando de los bolsillos de sus caros trajes. Aquellos eran otros tiempos, mediados de los ochenta y principios de los noventa, cuando Mitt Romney y sus socios de Bain practicaban el capitalismo sin escrúpulos para hacer caja de forma fácil.

Desde entonces, el país ha vivido una crisis económica que ha sido comparada con la de los años veinte del siglo pasado. Esa foto de siete hombres presumiendo de sus ganancias —algunos de ellos muerden billetes; Romney en el centro— no es de las que se han publicitado en la campaña del exgobernador de Massachusetts, y sin embargo figura entre las favoritas del equipo electoral de Barack Obama, porque ha visto en el pasado empresarial del republicano un obstáculo para lograr la Casa Blanca. Ese mismo pasado es el que aporta en su currículo como credencial para lograr el poder el próximo 6 de noviembre el candidato del Partido Republicano. Romney cita su experiencia en los negocios como la principal baza por la que debería ser presidente.

Su fortuna se basa en una firma que compraba empresas para venderlas

La naturaleza de Bain Capital es objeto de intenso debate. Cómo Romney ganó sus muchos millones también. Lo que Bain hacía —y hace, aunque Romney ya no está al frente— era una actividad totalmente legal, pero que muchos ven ahora como la responsable de los malos tiempos económicos y de desempleo que se viven en Estados Unidos. La misión de Bain era comprar pequeñas y medianas empresas en las que invertía unos pocos dólares; lavarles la cara para darles mayor visibilidad en el mercado y luego venderlas al mejor postor. Con esta fórmula, a Romney le salía el dinero de los bolsillos pero las empresas acababan por sucumbir ante la depreciación las inversiones, lo que finalmente se traducía en el cierre del negocio y el despido de los trabajadores, que se sumaban así a la legión de parados.

Algunos de esos trabajadores de entonces son los que ahora participan en los vídeos de la campaña electoral de Obama para atacar a su ya seguro contrincante desde que lograra el martes en Tejas los 1.144 delegados necesarios para asegurarse la nominación republicana. En una de esas cintas, un antiguo empleado de SCM, empresa que se vio afectada por las operaciones de riesgo de Bain y que acabó por declararse en quiebra, acusa a Romney de ser lo opuesto a Robin Hood, ya que su misión era “quitar a los pobres para dar a los ricos.

Cada vez que el exgobernador de Massachusetts insiste en su éxito empresarial como la receta para que el país recupere la prosperidad, los hombres y las mujeres que trabajan para la reelección de Obama contraatacan con su mensaje de un Mitt Romney feroz que compraba compañías a bajo precio, provocaba el despido de miles de personas y recortaba beneficios sociales para enriquecerse él y sus socios. “Fue como un vampiro. Llegaron [los socios de Bain Capital] y nos chuparon la sangre”, declara Jack Cobb, extrabajador de una fundición en Kansas, en uno de los vídeos aportados por la campaña de Obama.