Negocian la liberación de una decena de libaneses en Siria

El autobús en el que viajaban fue secuestrado el miércoles en Alepo, al norte del país, por un grupo rebelde independiente. Kuwait, Turquía y Líbano cooperan para lograr su puesta en libertad

Disturbios durante una marcha en Beirut para exigir la liberación de los secuestrados ayer en Alepo.
Disturbios durante una marcha en Beirut para exigir la liberación de los secuestrados ayer en Alepo.WAEL HAMZEH (EFE)

Los libaneses comienzan a ser utilizados como moneda de cambio entre las partes en conflicto en Siria. Ayer, trece de sus nacionales —12, según la agencia de noticias siria SANA, y 14, según la Agencia Nacional de Noticias libanesa, ANN— fueron secuestrados en Alepo, cuando un grupo armado interceptó varios de los autobuses en los que viajaban, cerca de la frontera con Turquía. Los libaneses chiíes regresaban de una peregrinación por los lugares más sagrados para el chiísmo en Irán.

"Tenemos información de que, si Dios quiere, los libaneses serán liberados muy pronto", dijo este jueves a Reuters el ministro de Asuntos Exteriores libanés, Adnan Mansour, que aseguró estar en contacto con varios funcionarios de países árabes, así como con el titular de exteriores turco, Ahmet Davutoglu. En cambio no facilitó información sobre la identidad del grupo armado, que sí reseñó como “de la oposición siria”, ni sobre el lugar donde se encontraban los rehenes.

Más información
La violenta división por la crisis siria causa dos muertos en Beirut
Defensores y detractores de El Asad combaten en el norte de Líbano

De las varias docenas de peregrinos que regresaban de Irán, los secuestradores dejaron marchar a todas las mujeres, unas cincuenta, y a otros cuatro hombres de avanzada edad. A su llegada al aeropuerto de Beirut, pasada la medianoche, varias de ellas aseguraron que los secuestradores iban armados con kaláshnikov y que se identificaron como “miembros del Ejército Libre Sirio”. También aseguraron que los secuestradores les dijeron en un primer momento que solo querían protegerles de las tropas de Bachar el Asad, pero que posteriormente aseguraron que les secuestraban para intercambiarles por insurgentes apresados por el régimen de Damasco. Después, maniataron a los hombres, les separaron del grupo y les alinearon contra un muro.

Por su parte el Ejército Libre Sirio ha negado cualquier implicación en el secuestro, a pesar del llamamiento hecho por el Consejo Nacional Sirio (que aglutina a la oposición política en el exilio) pidiéndole que “colabore en la liberación de los rehenes libaneses”.

La brecha entre la oposición exiliada y las fuerzas opositoras que combaten en el terreno al régimen de el Asad no ha hecho sino aumentar desde que comenzaran las revueltas en siria hace ya 15 meses. Sin embargo, el CNS no descartó en el comunicado emitido que los responsables de esta acción fuera el propio régimen sirio, “para crear problemas en el Líbano, un país hermano que acoge a refugiados, heridos y perseguidos del pueblo sirio"

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

En algunos barrios chiíes de Beirut, donde residen los familiares de algunos de los secuestrados, se han sucedido esta mañana las protestas y las manifestaciones que han desembocado en la quema de neumáticos y el corte de algunas calles. Sólo la llamada televisada del líder de la milicia libanesa Hezbolá, Hassan Nasrallah, ha tranquilizado los ánimos. "Trabajaremos día y noche hasta que esta gente amada esté con nosotros'', dijo.

El secuestro de los libaneses chiíes se ha producido sólo tres días después de que al menos dos personas murieran en Beirut en enfrentamientos entre los partidarios y los detractores del régimen sirio. El conflicto sirio ya se extiende por Líbano, un polvorín de sectas y facciones políticas que podría empezar a arder en cualquier momento.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS