Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Estados Unidos intercambia prisioneros afganos a cambio de paz

El Ejército lleva varios años aplicando este plan secreto que pretende garantizar la seguridad

Prisión militar de Parwan en Afganistán. Ampliar foto
Prisión militar de Parwan en Afganistán.

El Ejército norteamericano lleva varios años liberando en secreto a prisioneros que tiene custodiados en Afganistán a cambio de asegurarse cierta calma en las zonas más conflictivas, según han informado fuentes militares al diario The Washington Post. Solo una veintena de presos han sido excarcelados del centro de detención de Parwan, la única prisión militar de EE UU en el país asiático. Las concesiones a líderes tribales se están poniendo en práctica en zonas en las que la OTAN no puede garantizar la seguridad de las tropas, pero no forman parte del marco estratégico de negociación con los talibanes.

Los presos liberados son miembros de la insurgencia que, como condición previa a su excarcelación, deben prometer que no volverán a hacer uso de la violencia so pena de volver a ser detenidos. Sin embargo, no se les exige que rompan sus lazos con los talibanes, al contrario, según explica el Post, se espera que mantengan sus relaciones para poder aprovecharlas de cara a futuras negociaciones de paz. El Ejército es consciente de los riesgos que la aplicación de este plan secreto supone para la seguridad y la estabilidad en el país, pero sostienen que los beneficios merecen la pena.

Solo una veintena de presos han sido excarcelados del centro de detención de Parwan

La autorización para la dejar salir a los presos afganos de la prisión de Parwan, que se halla en la base de Bagram, la mayor del país, es otorgada por el comandante de las tropas aliadas en Afganistán, comandante norteamericano John Allen. El conocimiento de la existencia de este plan llega apenas una semana después del viaje sorpresa que el presidente de EE UU hizo a Afganistán para firmar con su homólogo, Hamid Karzai, el acuerdo estratégico para la retirada de las tropas en 2014.

Ayer el Congreso de EE UU dio a conocer un informe en el que se concluye que desde la llegada de Obama al poder y el refuerzo de la misión bélica en más de 30.000 soldados, los talibanes, lejos de debilitarse, se han reforzado. Desde que en 2001 se iniciara la guerra en Afganistán, más de 1.800 soldados estadounidenses han perdido la vida y alrededor de 88.000 se mantienen desplegados allí, menos de los 10.000 que estaban destacados en 2011. Su número se reducirá de nuevo este verano, cuando se espera que regrese una parte del grueso de las tropas del Ejército de EE UU, que abandonará definitivamente el país a finales de 2014.