_
_
_
_
_

Orbán sitúa a un fiel aliado como presidente de Hungría

János Ader, de 52 años, es un político muy próximo al primer ministro Parte de la oposición boicotea la votación en el Parlamento Sustituye a Pál Schmitt, que dimitió por plagiar su tesis doctoral

János Áder, de 52 años, nuevo presidente de Hungría.
János Áder, de 52 años, nuevo presidente de Hungría.LASZLO BELICZAY (EFE)

El Parlamento húngaro ha elegido como presidente del país a János Ader, un político –hasta ahora eurodiputado- de 52 años muy próximo al primer ministro, el conservador Viktor Orbán, y vinculado a desde su fundación a Fidesz, el partido del Gobierno que controla dos tercios de la cámara. Los diputados socialistas —la segunda fuerza del país— se han ausentado de la votación, como habían anunciado, los ultraderechistas de Jobbik han rechazado al candidato y los ecologistas no han votado.

Más información
Hungría gira hacia el autoritarismo
El presidente de Hungría anuncia su dimisión tras ser acusado de plagio
Bruselas propone suspender ayudas a Hungría por su excesivo déficit

La abrumadora mayoría con que cuenta Fidesz en el Parlamento no necesitaba un candidato de consenso: fue el único designado y cuenta con la “firme recomendación” de Viktor Orbán. En su toma de posesión, el nuevo presidente ha loado la muy criticada en Europa nueva Constitución húngara, y la ha calificado de “estable y legítimo fundamento de los valores democráticos”.

János Ader sustituye en el cargo a Pál Schmitt, después de que éste último, un antiguo campeón olímpico de esgrima, dimitiera en abril por el escándalo político que se desató al perder su título de doctor por plagiar su tesis doctoral. Aunque el cargo de presidente en Hungría es simbólico, los críticos ven en esta elección un signo más de la inclinación de Orbán a colocar a sus afines en puestos clave. Una de las competencias que tiene el presidente consiste en ratificar las leyes aprobadas en el Parlamento y enviárselas de vuelta o remitirlas al Tribunal Constitucional si duda de su constitucionalidad. “No hay que esperar que Ader se convierta en una barrera y oponga resistencia al primer ministro; no es eso lo que se ve en su trayectoria”, dice a Reuters un analista del Instituto Political Capital de Budapest.

El mandato de Ader, jurista de profesión, se extiende hasta 2017, tres años después de la celebración de elecciones legislativas, en principio previstas para 2014. Aunque perdiera Fidesz, el presidente seguiría siendo de ese partido.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_