Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Egipto desbloquea la formación de la Asamblea constituyente

El acuerdo ha sido suscrito por todo el arco político

En una reunión celebrada este sábado en El Cairo, la mayoría de fuerzas parlamentarias y el presidente de la Junta Militar, el mariscal Hussein Tantaui, alcanzaron un acuerdo sobre los criterios que deben regir la elección de una nueva Asamblea Constituyente. El anterior comité, del que se retiraron aproximadamente una cuarta parte de sus miembros en protesta por el monopolio ejercido por los partidos islamistas, fue anulado el pasado 10 de abril por una sentencia judicial.

El acuerdo, que han suscrito desde los partidos salafistas hasta aquellos de cariz progresista, llega después de varias semanas de estira y afloja entre representantes políticos liberales e islamistas. Tal como habían solicitado las fuerzas laicas, el documento, compuesto por seis puntos, apuesta por reducir la cuota de representantes de los partidos políticos en la Asamblea que se encargará de redactar la próxima Carta Magna, otorgando una mayor presencia a las organizaciones de la sociedad civil.

Por ejemplo, se incrementa el número de representantes de las instituciones religiosas. La Universidad de Al Azhar, el principal centro teológico del Islam suní, pasará de uno a cuatro representantes, mientras las diversas iglesias cristianas tendrán seis miembros en el comité. Además se fija una nueva cuota de 10 expertos en derecho constitucional.

El Partido de la Libertad y la Justicia, el brazo político de los Hermanos Musulmanes, impuso su hegemonía parlamentaria en la elección de la Asamblea Constituyente. La mitad de los miembros del comité eran parlamentarios, y la otra mitad representantes de la sociedad civil. Según los partidos laicos, al menos un 65% de la Asamblea era islamista, por lo que temían que la Carta Magna no respetara los derechos individuales y de las minorías.

Esta vez, para garantizar el consenso, en lugar de una mayoría simple, la aprobación de cada uno de los artículos requerirá una mayoría cualificada de dos tercios. Sin embargo, ante una situación de bloqueo, pasadas 24 horas, el porcentaje se reducirá a un 57% de los 100 miembros de la Asamblea.

Un asunto que el acuerdo deja en el aire es el calendario para completar la redacción de la nueva Carta Magna, si bien recoge la voluntad de intentar hacerlo antes de la segunda vuelta de las elecciones presidenciales, prevista para los días 16 y 17 de junio.

En caso de que el comité no finalice sus trabajos antes de la entrega de poderes de la Junta Militar al nuevo presidente el próximo 30 de junio, el nuevo jefe de Estado no tendría unas competencias definidas, lo que podría provocar un conflicto con el Parlamento. De ahí el interés de acelerar la redacción de la Carta Magna, que en teoría, de acuerdo con la declaración constitucional que gobierna la transición, dispone de un plazo máximo de seis meses.