Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Europa levanta las sanciones a Myanmar

Aung San Suu Kyi y los demás diputados electos de la oposición rechazan el juramento para tomar posesión del escaño

Luxemburgo / Bangkok

Los ministros de Exteriores de la Unión Europea (UE) han acordado hoy suspender la práctica totalidad de las sanciones impuestas a Myanmar durante el gobierno de la Junta militar, con excepción del embargo de armas en vigor, en respuesta a los progresos democráticos que experimenta el país desde la toma de posesión del presidente civil, el exgeneral Thein Sein, en marzo de 2011.

La decisión, que vendrá acompañada en los próximos días de los textos legales necesarios, dejará sin efecto las sanciones durante un año, según fuentes comunitarias. En la actualidad, más de 800 empresas y 500 personas se encuentran afectadas por esas medidas, que también restringen las ayudas europeas a la cooperación.

Los Veintisiete han optado por no proceder al levantamiento total de las sanciones y han optado por una suspensión temporal que puede ser revocada si el proceso de cambio en el país asiático se estanca o da marcha atrás.

"Ésta es la fórmula correcta. Se están haciendo grandes progresos (en Myanmar), pero seguimos preocupados por los conflictos étnicos, los prisioneros políticos y el juramento de los miembros de la oposición en el Parlamento", explicó el ministro británico, William Hague, a su llegada a la reunión de responsables de Exteriores de la UE celebrada en Luxemburgo.

Hague se refería a la decisión de Aung San Suu Kyi y de los demás diputados electos de la oposición de rechazar la fórmula de juramento para tomar posesión del escaño, lo que ha conducido a la reapertura del Parlamento birmano sin la presencia en el hemiciclo de los 43 miembros electos de la Liga Nacional para la Democracia (LND).

La protesta de Suu Kyi y los otros 42 miembros electos de la LND, que ganaron los escaños en los comicios parciales celebrados el pasado 1 de abril, entreabre en este país la primera crisis constitucional desde que hace más de un año comenzó el proceso de reformas políticas y económicas. El motivo de discordia  es el texto que está en vigor para juramentar la Constitución y del que la LND pide eliminar el término "salvaguardar" y sustituirlo por el de "respetar" para así cumplir con uno de sus compromisos políticos.

Ohn Kyaing, uno de los portavoces de la LND, dijo a la prensa que únicamente después de que se haya efectuado ese cambio en la formula de jurar la Constitución los miembros del partido se personarán en el Legislativo. Según la formación opositora, el Gobierno del presidente birmano, Thein Sein, ya ha cambiado en la ley electoral el término "salvaguardar" por el de "respetar", pero en el procedimiento que se emplea para juramentar figura todavía el que la oposición no acepta.

Suu Kyi, quien la pasada semana restó importancia al asunto, ha dicho a la prensa en Yangon (Rangún, la antigua capital), que la ausencia decidida por la ejecutiva de la LND no es un boicot al Parlamento sino de un aplazamiento de su debut en la Cámara.

Sin embargo, el presidente Thein Sein descartó en declaraciones hechas en Tokio, que haya planes de modificar el texto de juramento de la Carta Magna y apuntó, según la agencia Kyodo, que la líder de la LND "debe decidir por sí misma" formar o no parte del Parlamento

La formación de Suu Kyi, que boicoteó las elecciones generales legislativas celebradas en noviembre de 2010 y participó en estas parciales de abril después de que la ley electoral fuera enmendada -lo que le permitió solicitar y obtener su nueva legalización-, envió una carta el viernes pasado a Thein Sein instándole a solucionar el asunto dado que las gestiones ante el Tribunal Constitucional habían fracasado. El exgeneral Thein Sein, primer ministro durante la última etapa del régimen militar y considerado por la comunidad internacional el impulsor de las reformas, se encuentra en visita oficial a Japón y no tiene previsto regresar hasta mañana martes.

Durante la campaña electoral, Suu Kyi indicó que, en el caso de ganar el escaño, una de sus prioridades sería tratar de enmendar la actual Constitución que considera antidemocrática, una iniciativa contra la que públicamente se ha manifestado el jefe de las Fuerzas Armadas, general Min Aung Hlaing. Algunos de los 37 miembros del Gabinete de Thein Sein también son reacios a enmendar la Carta Magna, entre ellos el vicepresidente, Tin Aung Myint Oo, y los ministros de Información y de Energía Eléctrica, Kyaw San y Zw Min, respectivamente.

La actual Constitución fue aprobada en 2008 mediante un referendo y elaborada por una comisión cuyos miembros fueron elegidos a dedo por los dirigentes del régimen militar que gobernó el país con puño de hierro desde 1962. La Carta Magna reserva para los jefes y oficiales de las Fuerzas Armadas una cuota de 110 escaños del total de 440 que componen el Parlamento y 56 de los 224 que constituyen el Senado.

En la reunión de Luxemburgo, la jefa de la diplomacia europea, Catherine Ashton, ha dicho que sigue esos acontecimientos muy de cerca y ha recordado que estará el próximo fin de semana en Myanmar, donde se entrevistará entre otros con la líder opositora.

De momento, esas disputas no han hecho a la UE dar marcha atrás en su idea de acercar posturas con el Gobierno civil birmano como respuesta a lo que los ministros han calificado de "cambios históricos" emprendidos por las nuevas autoridades del país. "La UE alaba la naturaleza pacífica del proceso y la disposición de las partes a trabajar en los mismos objetivos con una visión compartida de las reformas políticas, sociales y económicas", señala la declaración hecha pública por los Veintisiete al levantar las sanciones.

El buen desarrollo de las elecciones, las liberaciones de presos políticos, las reformas jurídicas y los esfuerzos de paz del Gobierno permiten a la UE "abrir un nuevo capítulo" en sus relaciones con ese país del sureste asiático, subraya el texto.

El pasado mes de febrero, la UE ya dio un primer paso al suprimir las sanciones contra Thein Sein y otras 86 personas del régimen, que les impedían viajar a territorio comunitario.

De cara al futuro, los Veintisiete quieren una "cooperación activa" con el país para apoyar sus reformas y su desarrollo económico, político y social. Con ese fin, prometen apoyo económico y apoyan la vuelta de Myanmar al sistema generalizado de preferencias (SGP) para beneficiar a sus exportaciones.