Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Más de 200.000 personas huyen de sus casas por los combates en Malí

La mitad de los refugiados se encuentran aún en el interior del país

El resto se han refugiado entre Mauritania, Níger, Burkina Faso y Argelia

Rebeldes tuareg en una zona sin localizar de Malí.
Rebeldes tuareg en una zona sin localizar de Malí. AFP

Más de 200.000 personas han huido desde enero de sus hogares espoleados por la violencia desatada en Malí por la ofensiva tuareg e islamista, según las cifras de la ONU. Un cálculo, que según un portavoz del Programa Mundial de Alimentos (PMA) "está en riesgo de aumentar". El PMA, dependiente de Naciones Unidas, ha informado de que cerca de 107.000 desplazados permanecen en el interior del país. El resto han cruzado la frontera con dirección a Mauritania, Níger, Burkina Faso y Argelia. El número total de huidos de Malí en los tres primeros meses del año se asemeja bastante al que registra ya la guerra en Siria. Una similitud nada desdeñable a tenor de que el alzamiento contra el régimen sirio dura ya más de un año.

El organismo de la ONU ha alertado en especial de la situación de los miles de desplazados internos, expuestos al avance de los rebeldes tuareg sobre el norte y al arreón de las fuerzas islamistas. Las oficinas del PMA en Gao, Kidal y Tombuctú, localidades bajo el control ya de los alzados, han sido saqueadas. Los empleados de esta agencia, que suspendió sus trabajos tras el golpe de Estado del 22 de marzo, se encuentran encerrados en sus casas.

Por su parte, la agencia de la ONU para los refugiados, ACNUR, ha avisado del "riesgo" que corren las poblaciones del norte del país magrebí por la escalada violenta de grupos armados. Según ACNUR, unas 2.000 personas han cruzado la frontera hacia Burkina Faso y Mauritania en los últimos cinco días. Este comisionado calcula que 23.000 malienses se encuentran ya en Burkina Faso, 46.000 en Mauritania y 25.000 en Níger.

La crisis de Malí toma tintes dramáticos un día después de que los países vecinos africanos impusieran un embargo draconiano a la junta golpista. Los jefes de Estado de la Comunidad Económica de Estados de África Occidental (CEDEAO) aprobaron ayer sanciones financieras, económicas y diplomáticas para forzar la rendición de los militares. El embargo deja a Malí en una situación de asfixia total. La mayor parte de la población del país —con un total de 15 millones de habitantes— vive gracias a la economía de subsistencia y el 51% subsiste con menos de 1,25 dólares al día, según el Banco Mundial.