Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Nadie quería los restos mortales de Mohamed Merah

El responsable de las siete muertes de Toulouse y Montauban es enterrado en un cementerio en los suburbios de esa ciudad

Argelia había rechazado recibir el cuerpo del yihadista

Miembros de la policía hacen guardia a la entrada del cementerio de Cornebarrieu, en los suburbios de Toulouse, donde fue enterrado el terrorista Mohamed Merah.
Miembros de la policía hacen guardia a la entrada del cementerio de Cornebarrieu, en los suburbios de Toulouse, donde fue enterrado el terrorista Mohamed Merah. AFP

Probablemente, la administración estadounidense acertó plenamente sepultando a Osama bin Laden en alta mar después de acabar con la vida del líder de Al Qaeda en Pakistán. Después de muchas discusiones y retrasos, las autoridades francesas han enterrado hoy los restos mortales de Mohamed Merah, el joven yihadista que asesinó a siete personas en Toulouse y Montauban y murió acribillado el jueves pasado durante el asalto de las fuerzas especiales de la policía, en el cementerio islámico de Cornebarrieu, en los suburbios de Toulouse.

Argelia se ha negado esta mañana, en el último minuto y citando problemas de seguridad, a recibir el cadáver para que fuera enterrado allí, tal y como deseaba el padre de Merah, que reside en el país. Por su parte, el alcalde socialista, Pierre Cohen, había solicitado 24 horas de reflexión y pedido al Estado que encontrara otra opción, ya que consideraba que no era "oportuno” que el joven asesino fuese enterrado en la ciudad donde mató a sus víctimas.

Nicolas Sarkozy intervino en la polémica mostrándose a favor de enterrar a Merah lo antes posible en Francia para evitar más discordia con el terrorista. “Era francés”, ha dicho el presidente, “que sea enterrado y que no se haga más polémica”.

El presidente ha añadido: “Yo ya dije lo que pensaba de Mohamed Merah, que actuó de una forma monstruosa. También dije que las protestas de su padre —que ha decidido demandar a la policía francesa por haberle matado durante el asalto—, son profundamente indignas e indecentes. Como jefe del Estado, habría preferido haberlo arrestado vivo. Hicimos todo lo posible, la policía realizó un trabajo apreciable y estas polémicas son vergonzosas”.

Al entierro han asistido unas 30 personas allegadas al joven extremista, en una ceremonia que se celebró en medio de un gran despliegue policial.

Las autoridades argelinas justificaron su negativa a aceptar el cuerpo de Merah invocando “razones de seguridad”, según ha informado Abdalldah Zekri, miembro del Consejo Musulmán de Francia. La familia había planeado que el funeral se celebrara en un pueblo de la provincia de Medea, situado unos 80 kilómetros al sur de Argel. Pero fuentes gubernamentales confirmaron a Reuters que no autorizaban la llegada del cadáver al país. El miedo a que la tumba de Mohamed Merah pueda convertirse en un lugar de peregrinación de yihadistas parece latir tras la decisión.

La comunidad judía de Toulouse, que perdió a cuatro de sus miembros (tres de ellos niños) en el tercer atentado de Mohamed Merah, no ha hecho comentarios.