Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Supremo confirma sus dudas al final de las vistas sobre la reforma sanitaria

El fallo sobre la reforma auspiciada por el presidente Barack Obama llegará a finales de junio

Ciudadanos protestan a las puertas del Supremo en Washington.
Ciudadanos protestan a las puertas del Supremo en Washington. AFP

La tercera y última sesión de audiencias en el Tribunal Supremo de Estados Unidos sobre la reforma sanitaria de Barack Obama reforzó hoy la impresión de que existe una mayoría contraria a la ratificación de la ley. Los jueces que podrían inclinar la balanza en uno u otro sentido preguntaron sobre las posibilidades que tiene esa legislación de sobrevivir si se elimina la obligatoriedad de poseer un seguro médico.

Algunos de los magistrados que integran el grupo conservador se mostraron abiertamente a favor de revocar la ley en su integridad ante la dificultad de dividirla en apartados constitucionales y otros que no lo son. “Mi punto de vista es que si extraemos el corazón de esta ley, la ley entera se cae”, dijo el juez Antonin Scalia, defendiendo que, si se suprime el mandato a tener un seguro, se debería declarar inconstitucional toda la legislación. Scalia sostuvo que no era realista pensar que este tribunal podría revisar cada línea de la ley y decidir cuáles estaban vinculadas al mandato y cuáles no.

Los dos jueces que están considerados más moderados, dentro del grupo conservador, John Roberts y Anthony Kennedy, igualmente mostraron dudas sobre la conveniencia de mantener la ley si se suprime el seguro obligatorio, aunque ambos dejaron la puerta abierta a tomar en consideración los argumentos del Gobierno.

Los cuatro jueces progresistas hicieron un gran esfuerzo por defender el valor de la reforma y su plena constitucionalidad. La jueza Sonia Sotomayor incluso reprochó a sus colegas por estar inmiscuyéndose en un trabajo que le corresponde al poder legislativo.

El Supremo no emitirá su fallo hasta finales de primavera, pero estos días de audiencia dejan la impresión de que la división de cinco contra cuatro puede mantenerse hasta ese momento, lo que supondría la revocación, a cinco meses de las elecciones, de la mayor reforma de la presidencia de Obama.

 

La Casa Blanca aun confía en que el veredicto le sea favorable

DAVID ALANDETE

A pesar de las dudas expresadas por los jueces, la Casa Blanca dijo este miércoles que confía en que el Tribunal Supremo falle a su favor en el caso de la reforma sanitaria. El subsecretario de prensa del Gobierno, Josh Earnest, dijo en rueda de prensa que el presidente Barack Obama está convencido de que la ley es “constitucional” y defendió la labor en los tres días de audiencias del abogado del Estado Donald Verrilli

“El señor Verrilli es un abogado con mucho talento y un jurista muy preparado. Es una de las mentes jurídicas más brillantes en Washington”, dijo Earnest. Verrilli ha recibido críticas por parte de diversos analistas legales por una supuesta falta de contundencia en las respuestas a las preguntas de los jueces más escépticos.

Earnest dijo que en la Casa Blanca no hay un plan de contingencia preparado por si el Supremo declara la norma inconstitucional. “Si finalmente existe la necesidad de considerar esas contingencias en un futuro, lo haremos entonces. Pero es algo insensato predecir el resultado de este caso sólo atendiendo a las preguntas de los jueces”, añadió.