Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La derecha recobra poder en El Salvador

La conservadora Alianza Republicana Nacionalista triunfa en las elecciones legislativas

El Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional quedó en segundo lugar

De frente, Norman Quijano, candidato del partido ARENA, ayer en San Salvador.
De frente, Norman Quijano, candidato del partido ARENA, ayer en San Salvador. EFE

El Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN), a través de una de sus figuras más populares, Jorge Schafik Handal, ha aceptado la estrepitosa derrota sufrida en los comicios del domingo —en los que se elegían alcaldes y diputados—, y en los que se coronó triunfadora la derechista Alianza Republicana Nacionalista (Arena).

“Que este triunfo no lo envalentone, porque no es un cheque en blanco. Debe cumplir las promesas hechas a la población”, exigió Handal a su rival y triunfador en la ambicionada alcaldía de San Salvador, Norman Quijano.

Las elecciones, que se celebraron de forma tranquila y con regular concurrencia, sirvieron para renovar a 84 escaños en el Congreso y 262 alcaldías. Arena, el gran triunfador se obtuvo 33 diputados y tendrá derecho a presidir el Legislativo y las principales comisiones. El oficialista FMLN quedó en segundo lugar con una bancada de 31 diputados. Se trata de una derrota no solo por el descenso de cuatro escaños respecto a los 35 que poseía sino, sobretodo porque aspiraba a lograr 43 escaños y controlar el Congreso con minoría simple.

Pero quizás la derrota más sentida para el ex guerrillero FMLN es haber perdido sus principales bastiones en el populoso Gran San Salvador, donde señoreaba desde hace más de una década. De los 19 municipios alrededor de la capital, la izquierda quedó únicamente con 8, cuando en 2009 triunfó en 14.

De acuerdo a datos preliminares del Tribunal Supremo Electoral (TSE), el FMLN habría perdido sus bastiones en las ciudades de Mejicanos, Soyapango, Ilopango, Apopa, San Martín, Tonacatepeque, Ayutuxtepeque y Santo Tomás. Estos municipios concentran en conjunto un millón de habitantes y son parte fundamental del conglomerado que el FMLN ha formado con la empresa venezolana Alba-Petróleos. Por eso Norman Quijano aseguró al proclamarse triunfador la noche del domingo, que había derrotado “también a Hugo Chávez y a Alba-Petróleos”.

Por otra parte, en un cúmulo de reveses, el FMLN también perdió los comicios en las cabeceras departamentales, es decir, las capitales provinciales. Arena triunfó en nueve; el FMLN logró tres; una conquistó Gana y otra el derechista Concertación Nacional (CN). En la elección del 2009 el FMLN ganó en cinco capitales de las que sólo pudo retener tres.

Vilma de Escobar, exvicepresidenta de El Salvador y ahora diputada electa de Arena y la congresista individualmente más votada en los comicios, dijo sobre el triunfo de su partido: “este es un premio y una responsabilidad en la que no vamos a fallar a la población. La perspectiva ahora es legislar bien y ganar en 2014 las presidenciales”. Seguramente esta mujer será una ficha fuerte de la derecha para una posible candidatura.

De los nueve partidos participantes en los comicios, dos desaparecerán por no haber logrado ni un diputado, se trata de las pequeñas agrupaciones conservadoras: el Partido Popular y el Partido Nacional de Liberal (PNL). Disputaron en los comicios nueve partidos legalmente inscritos y podían votar 4,6 millones de ciudadanos inscritos en el padrón electoral.